jueves, 30 de junio de 2011

Travesera Picos de Europa (25/06/2006)


Nunca me había encontrado en esta tesitura, el mismo día de la prueba tenía dudas de participar o no.

Todo empezó el día antes, jueves, cuando me desperté con 37,7 de temperatura, malestar corporal, dolor de cabeza…, después de mucha agua, zumo de naranja e ibuprofenos, decidimos el viernes arrancar hacia Picos de Europa (Eneritz, Ángel, Maribel y yo), allí nos encontraremos con Ramón y Nerea (primos de Eneritz).

La Travesera Picos de Europa es una carrera familiar que trascurre por el Parque Nacional de Picos de Europa, lo que hace que el numero de corredores que tomamos parte de la carrera a las 12 de la noche del viernes 24 de junio, no sea muy elevado, 260 corredor@s.

Una vez reunida la hinchada en la salida del aparcamiento de Repelao (Covadonga), me despido de estos hasta la mañana siguiente. Me acerco a la salida donde charlo con Txus Romon que esta junto a Salva Calvo y Gaizka Itza y me comenta la dureza de la carrera y sus buenas sensaciones. También hablo con Edu Makinez el cual no me comenta lo mismo sobre sus sensaciones.

Son las 24 horas de 24 de junio, asi que ya no hay marcha atrás, nos enfrentamos a 74 km de carrera con un desnivel acumulado 13.000 m (6.560 positivos, esto es como subir del mar a una montaña de 6.560 m) atravesando los tres macizos de Picos de Europa (Cornion, Urrielles y Andara).

Desde una modesta megafonía nos dan los últimos consejos e indicaciones y la salida de la VIII Travesera Picos de Europa.

Fruto de la dureza de la carrera y de la fiebre sufrida el día anterior decido salir muy tranquilo, todos sabemos que las salidas de caballo andaluz, son llegadas de burro manchego.

Primeros metros por carretera hasta llegar a Covadonga donde nos metemos en el monte para ya no dejarlo hasta final de carrera.

Hace buena noche y ya en los primeros km la segunda camiseta me sobra, por lo que decido ponerme en manga corta.

El uso de bastones en esta carrera es más que recomendable, más aun si estas recomendaciones vienen de parte de Zigor Iturrieta. Desde el primer metro de la carrera la pendiente es de subida y esta va en aumento, así que el personal esta haciendo uso de los bastones. Apesar de no tener intención de empezar a darles uso tan temprano, culo veo, culo quiero, yo no voy a ser menos. Es la primera vez que voy a usarlos, asi que los primeros km son de adaptación e improvisación.

Estamos subiendo hacia el primer avituallamiento, Vega de Enol km 11,5 (Los Lagos) por unas campas donde relucen de seguido a escasos metros nuestro unos puntos blancos que cuando los iluminamos con el frontal nos percatamos que son los ojos de las vacas que pastas sin inmutarse de nuestra presencia. Subimos por campas húmedas, a veces embarradas, cuando en una de estas, meto el bastón en el barro para darme impulso y crack!!! A tomar por culo el bastón, se me ha partido por la mitad, es el bastón de Ángel, el otro es de mi aita, intento arreglarlo pero no tiene solución. Intento atarlo y ponérmelo en la mochila con las gomas. Es el km 7 de carrera.

Lejos de cabrearme conmigo mismo intento quitarle importancia y no pensar más en ello, así que continuamos ascendiendo hasta el primer avituallamiento donde me informan de que voy el 63, madre mía que mal. Aunque no me preocupa, tampoco me gusta. Recargo liquido y tiramos para adelante, ya que nos quedan otros 11 km hasta la primera cima, Jou Santu (2.113 m).

No vamos en un grupo compacto como en Hiru handiak, donde permanecimos muchos km un grupo de 8-10 corredores juntos hablando, charlando…, aquí cada uno va a su rollo, nadie habla y no hay ningún grupo.

Me junto a la primera chica pero tras un tiempo con ella decido acelerar el paso.

Llevamos prácticamente desde la salida de carrera subiendo y después de 3 h 48 min de ascenso logramos llegar a Jou Santo, km 22 (2000 m de ascenso).

Casi desde la cima de 2000 m de altura se ve en la oscuridad de la noche abajo del todo las luces del pueblo de Caín, próximo avituallamiento en el km 29,6. Tenemos que bajar 1.650 m en 7,5 km por un terreno muy, muy técnico, con un constante mar de piedras calizas que obliga la concentración permanente y no permite relajarte ni un minuto.

El ritmo que imparto no es muy elevado ya que estamos a principio de carrera, es una bajada larga y no veo recomendable forzar los cuádriceps a estas alturas de carrera. A pesar de ello, me sorprende la cantidad de corredores que adelanto sin mayores esfuerzos, de hecho, pienso para mis adentros que yo tendría que ser el adelantado por el ritmo que llevo.

Después de un largo, empinado y complicado descenso de aproximadamente hora y media, por fin llegamos a Caín a las 5 h 20 min.

Avituallamiento, recargamos liquido, comemos algo y rápidamente tiro para arriba. Me han informado de cómo va la cabeza de carrera; un tal Francisco va primero, no le conozco y me sorprende. En este punto me sacan una hora y cuarto, uff prefiero no pesar en eso.

Me mentalizo para afrontar 2000 m de desnivel en 10 km, una brutalidad. Como dato comentaros que en todo Europa no encontramos un sitio con semejantes desniveles en tan pocos km. En resumen, pasamos en 10 km de Caín (460 m) a Horcada de Caín (2.344 m).

Poco a poco vamos subiendo ayudado de mi único bastón. Aprovechando mis momentos de soledad, que es prácticamente la totalidad del tiempo, para grabar unos videos por el móvil que quería colgar en facebook al momento pero la falta de cobertura me lo impide.

Poco a poco va amaneciendo y esto, psicológicamente es un paso más, el hecho de quitarme el frontal es sobrepasar una barrera más mental que física.

Disfruto del amanecer y no paro de mirar al entorno tan poco usual para mí. La belleza de estas montañas me dejan perplejo y hace que mi mente se distraiga observando como el sol empieza a calentar la parte más alta de las picos.

Por momentos me acuerdo de mi fiebre de ayer y me alegro de que no haga acto de presencia en esta carrera, aunque si puede que haya provocado consecuencias. Soy consciente de que no voy al ritmo que esperaba pero esta carrera es muy larga y prefiero ser precavido.

El ritmo es lento pero constante, la pendiente es durísima y estoy inmerso en pensar únicamente en el siguiente paso. Son pasos pequeños pero constantes, me recuerdo a las imágenes de los alpinistas cuando están haciendo cima con avances minusculos y escalonados.

Después de poco más de 3 horas, hacemos cima a la Horcada de Cain a las 8 h 25 min. Ahora tenemos que bajar poco más de 2 km hasta el refugio de Vega de Sotres donde tenemos el avituallamiento. Lo que en un terreno normal podríamos tardar entre 10 y 15 minutos, aquí lo doble y llego a tardar 35 min.

Llego al refugio de Urriellu alrededor de la 9 de la mañana donde me rellenan muy amablemente los botellines. Como y pregunto por si hay cobertura en la zona, quiero llamar por teléfono a la hinchada para informarles que voy peor de lo que pensaba y que voy mal de tiempo. Todo intento de obtener una rallita de cobertura es en vano, ya que las palabras “sin servicio” en mi móvil, es una constante.

Bueno, después de este pequeño descanso nos toca subir hasta la cima de carrera, Collada Bonita (2.382 m). Son poco más de dos km que tardo alrededor de una hora. Una vez arriba aprovecho la ocasión para disfrutar de la belleza con la que nos brinda la naturaleza con un paisaje que me deja boquiabierto con el Naranjo de Bulnes destacando su carisma sobretodos los demás.

Queda más que constatado que hoy no es mi día, los tiempos de paso lo dicen todo, no noto nada raro en particular, simplemente que voy lento, no voy sobre los tiempos pensados, no sé si la fiebre de ayer me habrá restado fuerza o si hoy no es mi día sin más, pero no me obsesiono, estoy disfrutando.

Después de un breve descanso (cuando digo breve, me refiero a 30 segundos), empezamos el descenso de 5 km hasta Vega de Sostres (1.300 m de descenso) . La primera parte del este, lo hacemos ayudados de cuerdas. El calor aprieta de lo lindo, voy con otros dos corredores por una dura pendiente cuesta abajo por donde en muchos casos tenemos que andar saltando de piedra en piedra en un terreno donde la caliza se agarra a la zapatilla como un niño a un chupa chups.

Poco a poco vamos bajando, voy el primero de los tres, cuando de repente me tropiezo y me caigo, “cuidado, estas bien?, una caída aquí puede ser muy mala” me comenta otro corredor, “creo que sí” le contesto mirándome la rodilla, ya que ha sido la más afectada, junto con la malla.

Me quedo un poco rezagado a un ritmo más lento esperando que se me pase el dolor del golpe.

Continúo en solitario visualizando a lo lejos Vegas de Sostres donde espero que estén Eneritz, Ángel, Maribel, Nerea y Ramón. Aun estando todavía muy lejos y sin saber al 100% que estarán allí, levanto los bazos ya que me imagino que Ángel estará con los catalejos.

La parte técnica ya acaba, ya estoy cerca y confirmo que la hinchada esta allí presente al oír los ánimos de estos “Venga Txapel !!!”

Llego y tiro el bastón en señal de enfado “Joder que duro es esto” les digo, “¿Qué tal vas Gaizka?”, me preguntan, “bien pero lento, de momento voy bien de piernas” contesto.

Como, bebo, relleno los botellines, comento la carrera, me deshago del material obligatorio (frontal, manta térmica, mallas largas, camiseta de recambio, gafas de sol…), me cambio de ropa y de calzado…

Me lo tomo con tranquilidad, veo que hoy no es mi día y me relajo comentando la carrera unos 10 min. Entre tanto, Eneritz le llama a mi ama para comentarle que voy bien y aprovecho para charlar con ella. Mis aitas y hermanos están en una comida familiar “la Urkijada” y aprovecho la llamada para confirmar que no me da tiempo a llegar a la comida entre risas y comentarios.

Después de este carga de energía alimenticia y sobretodo sicológica, me enfrento a 4 km y medio en los que tenemos que ascender un poco más de 1.000 m.

Las gotas de sudor son una constante cayendo por la nariz, lo que me recuerda de seguido que la hidratación es importantísima, por ello, alterno de seguido el agua y la bebida energética. En cuanto a la comida, los geles, barritas, anacardos o galletas que llevo encima, no es de tan fácil ingesta después de más de 12 horas con el mismo menú.

El ascenso al Collau Valdominguero está siendo durísimo, el paso es muy lento, el reloj incluso por momentos no marca el ritmo de lo lento que voy, será cabrón, me está vacilando. La pendiente es brutal, el terreno por momentos es resbaladizo por la cantidad de piedras pequeñas que hay y la subida largos zig zags es obligatoria.

Por fin hacemos cima, km 52, con 13 horas 45 min, ahora nos espera un descenso no muy pronunciado hasta Jitu donde estará otra vez los mios.

El cansancio empieza a pasar factura, bebo, como, desciendo por un sendero amplio por el que si se va fuerte se puede correr.

Las rozaduras en las ingles y sobre todo las ampollas en los pies, junto con la falta de fuerza son uno de los problemas a los que ahora tengo que enfrentarme. El ritmo es trotón cuesta abajo, no quito la mirada del terreno ya que procuro hacer una pisada plana para no sufrir más de la cuenta con las ampollas.

Ya queda poco para el tan ansiado km 60. Después de este, nos queda una “tachuela” y todo cuesta abajo. Los km empiezan a pasar factura, estoy concentrado en el terreno sin levantar la mirada, simplemente me concentro en donde dar el siguiente paso. Todo ello, junto con mi correr desenfadado en estos momentos, hacen preocupar a la hinchada en el momento en que me ven llegar por el camino.

“Gaizka” me llaman, sigo mirando al suelo sin perder donde poner el siguiente paso, “Gaizka” reiteran, “Que tal vas?”, “jodido” contesto, “te quieres retirar” me insinúa Eneritz, “ni loco, que voy bien, ya es todo psicológico” le argumento. Después de unos minutos de discrepancias en cuanto a mi continuidad en la carrera, la decisión por mi parte es clara, estoy preparado para acabarla y la voy a acabar. Con reticiencias, aceptan mi decisión, aun no compartiendola. Bebo, como, me mojo la cabeza, comento la carrera e intento convencerles de que todo está en orden, sin mucho éxito creo yo.

Les argumento que solo son 14 km, Ángel me informa de que serán entre 2 horas y media o 3, ante lo que me sorprendo y le afirmo que tiene que ser menos de tres horas (Ángel no andaba muy desencaminado).

Son las 15 horas y 10 min cuando retomo la carrera.

Reanudo la carrera con un ritmo inicial bueno, esperando que llegue el último monte para una vez hecha la cima, rodar cuesta abajo hasta el tramo final. El calor es preocupante, mojo la gorra una vez más en un bebedero, adelanto a varios corredores, voy motivado y a buen ritmo, empieza el ascenso, no es ni por mucho duro pero a estas alturas de la carrera cualquier tachuela se convierte en un macizo.

Empezamos a bajar suavemente con pequeños ascensos por senderos estrechos rodeados de arbustos que arañan las piernas. Sigo con buen ritmo, motivado, pero no llega el tan esperado descenso. El calor aprieta, mierda se me está acabando el agua, quedan 8 km y esto se me esta haciendo largo.

Veo como hay un corredor a la sombra acompañado por un espectador a la espera del helicóptero. A posteriori me entero que ha sido un mareo por el calor y deshidratación. Veo llegar al helicóptero, no lo tiene fácil para aterrizar pero la carrera me impide presenciar el “rescate” al completo.

No puedo más, el calor, el cansancio, la sed, el terreno, las ampollas, las rozaduras y la calzada llena de piedras impracticable para coger un ritmo cómodo, hacen que decaiga. No puedo correr.

Miro el reloj, me quedan 5 km, hecho cálculos de entre 25 y 30 min y me parece una eternidad, voy a trancas y barrancas, andando y corriendo dependiente más de la mente que de otra cosa.

Me encuentro con otro corredor tumbado con los pies para arriba medio mareado acompañado de otro corredor, me preocupo por él, me confirman que ya han dado aviso. Les pregunto a ver si quieren algo, esperando egoístamente una negativa por respuesta, como cuando te queda el ultimo trozo del bocadillo y te ves en la obligación de ofrecerlo “quieres un trozo?”, menuda putada si te dicen que si, eh !!!, pues esto igual.

Continuo la carrera a trancas y a barrancas por una calzada romana que no nos deja descanso hasta que por fin, a falta de 500 m tocamos asfalto.

Miro el móvil sin exito para ver si tengo cobertura para avisar a Eneritz de que estoy llegando, ya que son un poco más de la 17.30 e igual no se esperan que llegue todavía. Además, es fácil que estén preocupados por como voy.

Aumento el ritmo, más por dar buena imagen que por ganar unos segundos, aplausos, no veo a nadie conocido, curva 90º en bajada, noto como se me explota una ampolla, últimos metros, a falta de 30 m le veo a Eneritz eufórica animándome, me emociono, me acerco, le choco la mano, les veo a Nerea y Ramón saltando en meta y por fin después de 17 horas y 37 min, la tan ansiada meta !!!!!!!! (puesto 38).

Eneritz viene enseguida muy orgullosa por la carrera, a pesar de la preocupación sufrida.

Mi punto de vista es; orgulloso por superar la carrera pero apenado por el tiempo.

Me sorprenden los ánimos excesivos de Eneritz, ya que mi valoración no es positiva. Me explica que se han retirados muchísimos corredores, que los organizadores han dicho que ha sido la edición más dura por falta de nieve y por el calor... Esto me hace subir un poco los ánimos. Comento la carrera con Asier Irazabal (ha quedado justo delante mío) y con Imanol Aleson (3º en la clasificación) y confirmo la primera posición de Txus Romon y record de la prueba, zorionak Txus !!!

Me junto a Ángel, Maribel, Nerea y Ramón, están bastante más orgullosos de lo que yo estoy. Comento la carrera con ellos y me informan como ellos, no solo ha sido animación deportiva ,sino también ruta gastronómico-sidrera.

Como computo general estoy contento de cómo he superado la carrera a pesar de no irme las cosas como esperaba, de haber sobrepasado momentos duros y en ningún momento pasárseme por la cabeza el abandono, principalmente porque creía que estaba entrenado para ello.

Como aspecto negativo, el tiempo empleado. Desde el primer minuto de la carrera he ido por debajo de lo deseado, no sé si por precaución, por imposibilidad o por debilidad.

Estoy casi seguro que lo podría haber hecho mejor pero o la fiebre, o el bastón, o que no era mi día, lo ha impedido. No me entra en la cabeza que el año pasado hiciera Hiru Handiak en 13 horas y este año estando mejor de forma haga 17 h 37 min en la Travesera.


Datos de la carrera:

Corredores en salida: 260

Corredores en meta: 120

Corredores en meta tras 18 horas de carrera: 78

Pulsacion media: 131 ppm


Comentarios de carrera:

Txus Romon (Campeon de la carrera, 5º UTMB 2008, Record Carros de Foc…) : “(la Travesera Picos de Europa) la más dura del mundo”


Proxima carrera 23 de julio: Maraton de Bidarrai 42 km 195m con 3100 m de dénivel positivo.



Video km 30 (Cain) de noche.



Video km 30 y poco mas (Cain, un poco mas adelante) de noche todavia.



Video un poco mas arriba, parece que quiere empezar a amanecer pero no se ve nada



Video km 35 por fin de dia, subiendo a Horcada de Cain (2.344 m)



Video km 37 mitad de carrera (8 de la mañana)



Video 8.30 de la mañana



Video bajando a Vegas de Sotres



Video Km 41 - Naranjo de Bulnes



Video Km 51 - 12 h 39 min - Que durooooooo!!!!!!!!! Y todavía me quedaban 5 horas



Km 51 y pico - 13 h 21 min - Reflexión sobre la Travesera


Bonito video donde se ve un poco por donde nos meten (en el minuto 5, 11 segundo aperezco subiendo ;-)

Txus Romon gana la Travesera de los Picos con récord incluido (25/06/2011)


El corredor vasco logra la victoria en la que él mismo ha calificado como “la carrera más dura del mundo”. En el podio estuvieron otros dos grandes corredores, el leonés Salva Calvo y el también vasco Imanol Aleson.

El corredor de montaña Txus Romon se ha convertido en el ganador de la octava edición de la Travesera Integral de los Picos de Europa, carrera compuesta por un recorrido de 74 kilómetros de longitud en los que había que superar más de 13.000 metros de desnivel acumulado.

Además de la victoria, el vasco finalizó la prueba con un tiempo de 12 horas y 3 minutos, lo que le convierte en el nuevo poseedor de la plusmarca de la competición.

La carrera comenzó con el propio Txus Romon y Francisco Gutiérrez en el grupo que comandaba la competición, pero este último se vio obligado a abandonar la prueba debido a una tendinitis.

Una vez con Romon solo en cabeza de carrera, el vasco conseguía ventajas cercanas a los 30 minutos, si bien, el leonés Salva Calvo empezó a apretar el ritmo y conseguía disminuir la ventaja.

A pesar de esto, Calvo no lograba conectar con el vasco, que se afanaba por mantener distancia con Calvo, toda vez que conocía que era su principal perseguidor. A falta de los últimos kilómetros, y con un Salva Calvo resignado tras no alcanzar a Romon, éste aumentó su ventaja hasta los 23 minutos con los que aventajó a Calvo en la línea de meta.

Pero esta no sería la única buena noticia para Romon, ya que, una vez en meta, le comunicaban que había conseguido batir el mejor registro histórico de la prueba. Las primeras declaraciones del vasco se refirieron a las características de la prueba, al asegurar que “no hay duda que, con estos desniveles, es la prueba más dura del planeta y es un orgullo poder ganarla”.

En cuanto a la estrategia de carrera, Romon aseguró que todo pasaba por mantener un ritmo alto, sabedor de que Salva Calvo estaba alcanzándole; “Sabía que Calvo me pisaba los talones y eché el resto porque veía la carrera perdida”.

Por su parte, Salva Calvo, que ha corrido carreras en muchas condiciones y en muy diversos lugares, coincidió con Romon en que “He corrido carreras en todo el mundo y ésta es la más dura”.

El tercer lugar del podio lo ocupó Imanol Aleson, que empleó 12 y 57 minutos en finalizar el exigente recorrido.

Iker Carrera logra el segundo puesto en la Salomon Zugspitz Ultra Trail (25/06/2011)

Los integrantes del equipo Salomon Santiveri Outdoor Team Miguel Heras e Iker Karrera dominan la Salomon Zugspitz Ultra Trail que se terminó llevando Miguel. El vasco, Iker Karrera terminó con 14 minutos de retraso.

Ambos corredores compartieron el liderato durante algunos kilómetros, si bien Heras, con un fuerte ritmo durante todo el recorrido, fue dejando atrás a Iker.

A partir de ahí, Heras fue gestionando una ventaja que iba subiendo a medida que iba descontando kilómetros del recorrido. Por su parte, Karrera empezó a pensar más en su perseguidor, el corredor local Matthias Dippacher, que en alcanzar a Heras, que parecía inalcanzable.

Esa percepción se hizo cierta cuando, al final de los 101 kilómetros del recorrido por tierras germanas y tras superar los 5.600 metros de desnivel positivo, Heras cruzó la línea de meta en solitario y con la mayor ventaja de toda la carrera sobre el segundo clasificado.

Iker Karrera consiguió mantener las distancias con Dippacher, que también estaba preocupado por un Ryan Sandes que estuvo acechándole durante la primera parte de la carrera. El vasco finalizó con un tiempo de 11 y 9 minutos, mientras que el alemán llegó con cinco minutos de retraso sobre el de Tolosa.

Kilian Jornet gana en la Western States Americana (25/06/2011)

La Western Status 100 Endurance Run es una de las competiciones de trail running más prestigiosas de America, podríamos decir que es como la Final de la Champions del trail running, tal como lo es el UTMB para nosotros (los europeos).

El catalán recorrió los 161 kilómetros de la prueba estadounidense en un tiempo de 15 horas y 34 minutos, con cuatro minutos de ventaja sobre el segundo en la clasificación, Mike Wolfe.


Pocas son las carreras en las que ha participado Kilian Jornet y que su nombre no ha acabado en el primer puesto del palmarés. Una de ellas era la mítica Western States 100 en la que el año pasado Kilian obtuvo el tercer puesto debido a problemas de deshidratación. Pero en esta ocasión el atleta del Salomon Santiveri Outdoor Team se quito la espina clavada y tras no soltar prácticamente la botella de agua, se mantuvo con ventaja durante la mayor parte de la prueba hasta la meta.

El tiempo empleado por Kilian, supone el tercer mejor crono de la historia de la prueba en sus 38 ediciones. “Es una victoria muy emocionante, ya que la WS fue el origen de la ultra trail y se percibe su historia. Ser el primer no americano que gana la prueba me llena de orgullo”, ha declarado Jornet.

Con esta carrera, continúa el proyecto ‘Cinco carreras, cinco continentes’, que consiste en participar en la carrera de ultrafondo por montaña más importante de cada continente.

sábado, 11 de junio de 2011

Kilian Jornet sube y baja el Monte Olympus en 5 horas y 19 minutos (10/06/2011)

El corredor de trail running catalán Kilian Jornet ha finalizado su primer reto previsto en esta temporada dentro del circuito Kilian’s Quest, que realiza con su principal patrocinador, la marca de material deportivo Salomon.

El reto consistía en ascender y descender el Monte Olympus, en Grecia, hogar de los dioses de la mitología griega. Fianlmente, Kilian ha logrado parar el cronómetro en 5 horas y 19 minutos. Llama la atención lo certero de sus predicciones, ya que el catalán llegó a afirmar, días antes del reto, que “el record del Matatón del Olympo son 4h33, y en subir el pico y bajar hay que sumar unos buenos 45'. Creo que tardaré unas 5h15-5h20”. Por tanto, Kilian ha logrado completar el recorrido dentro de sus previsiones.

En cuanto a la estrategia, se ha visto al catalán muy agresivo en todo momento, cogiendo cualquier posible atajo que le hiciera recortar algo el recorrido, lo que le ha llevado a recorrer terrenos de roca muy complicados técnicamente hablando. Incluso se ha llegado a equivocar de ruta en uno de los couloir, lo que le hizo tener que volver a bajar unos cuantos metros para volver a la senda adecuada. En este error, se estima que Kilian ha perdido cerca de 20 minutos.

Por esta razón, y pese a que durante el recorrido sólo tenía previsto subir dos de las cimas del Monte Olympus (Skala 2880 mts y Mitikas 2910 mts), finalmente ha tenido que ascender tres. El propio Kilian lo ha reconocido tras cruzar la meta; “La tercera cumbre (Skolio 2905 metros) no estaba en mis planes, pero no me arrepiento de ello. A más kilómetros, más diversión”.

De la misma forma, Kilian ha querido agradecer el apoyo de todas las personas que han acudido a animarle durante este reto; “quiero darle las gracias a toda la comunidad griega por su apoyo y a todas las personas que me han estado siguiendo a lo largo de esta aventura”.

El recorrido hasta la cima, que consistía en unos 22 kilómetros y una ascensión cercana a los 3.000 metros de altitud, le ha llevado un total de 3 horas y 21 minutos. El descenso, que eran otros 22 kilómetros, con un descenso de más de 3.220 metros sobre terreno muy técnico, lo ha completado en menos de dos horas.

Debido a estos cambios en el recorrido que Kilian ha hecho sobre la marcha, está por ver si se considera una nueva ruta, por lo que no se puede hablar de superación de un récord, sino el establecimiento del primer tiempo cronometrado sobre dicho recorrido.

He tenido buenas sensaciones en la subida, aunque he notado las piernas un poco pesadas, supongo de los entrenamientos de los últimos días. Me he encontrado muy bien en la parte técnica, y he disfrutado mucho en la bajada que ha sido muy larga y técnica”, ha explicado el atleta.

La próxima cita con los Kilian’s Quest 2011, está programada tal y como Kilian no comentaba: “Más o menos la segunda semana de Octubre, nos iremos a Perú, al Chaskis Trail, con un recorrido que todavía no puedo concretar, aunque estará entre los 85 y 120 kms.”

Pero eso será tras una apretada agenda en la que Kilian se enfrentará a varias y exigentes competiciones, como las que componen su nuevo proyecto de cinco pruebas, cinco continentes, la más próxima de ellas, la Western States 100 en USA, los días 25 y 26 de junio.

jueves, 9 de junio de 2011

Entrevista a Mireia Miro (8/5/2011)

Fuente: Desnivel
La esquiadora catalana ha completado una temporada de esquí de matrícula de honor. Casi todo en lo que ha competido, lo ha ganado. Por ello, hemos querido hacer con ella un repaso a una temporada histórica para ella y para el esquí de montaña español.

Que a Mireia Miró le gusta lo que hace es algo que se nota con sólo leer la primera respuesta de esta entrevista. Pero cuando nos empieza a contar su experiencia en la Mezzalama, uno se da cuenta de la pasión que se puede llegar a sentir por un deporte que se convierte en forma de vida. En esta entrevista, Mireia nos habla de unos meses en los que ha pasado de promesa a gran realidad, de joven con ambición a dominadora del esquí de montaña.

Esta ha debido ser una temporada especial para ti…
Las excursiones a la Tournette, la canción de “Alegria”( Cirque du Soleil) en la arista del Charvin, quedarse tirado a 2km de casa por una nevada, las series en “mi” pista verde en el Col de Merdassier, las sesiones culinarias, Kilian y Leti, las prisas en el aeropuerto de Ginebra, las visitas, las semanas de “destrucción”,...

Por no hablar de los resultados deportivos: Campeonatos del Mundo, cuatro victorias en Copa del Mundo y la general, Pierra Menta, Adamello, Mountain Attack, campeonato de España VR...

Sí, ha sido un año muy especial

¿Esperabas llegar al nivel que has mostrado este invierno?
No, la temporada pasada fui muy irregular. Mi primer objetivo pasaba por intentar ser más regular y poder aguantar todas las carreras de la temporada, ya que en las dos temporadas precedentes no lo había conseguido.

¿Dónde crees que puede estar tu techo?
El esquí de montaña es un deporte muy complejo, los cambios de pieles, las subidas, las bajadas,...lo hacen un deporte muy técnico y con mucho margen de progresión. Mi techo lo va a marcar la motivación que pueda tener.

Analicemos la temporada por partes; primero llegaron las victorias en la Copa del Mundo
Siempre había tenido un principio de temporada fuerte, pero me sorprendió que fuera aguantando en todas las carreras a tan buen nivel y con tan buenas sensaciones.

Luego llegaron el Campeonato del Mundo en Claut, donde consigues 7 medallas….
No me lo esperaba. En los Campeonatos siempre había fallado. Tenía un punto más que en todas las Copas del Mundo anteriores. Un estado de forma que tampoco he conseguido volver a tener después de los Mundiales. Un 10 para Javi Martín, mi entrenador; a eso se le llama clavarla, ¡qué crack!

Y también a toda la gente que formó parte de esos mundiales: el equipo de la FEDME, donde siempre reina el buen ambiente, la gente que vino desde tan lejos para animar y sobre todo a mis compañeras de habitación durante esos 10 días: Marta Riba y Gemma Arro...que yo era como las gallinas, a las 9 apagaba luces cada noche, ¡y por no nombrar todas las neuras que podía tener antes de las carreras!

Y acto seguido, vences la prueba más carismática, la Pierra Menta…
Impresionante. Muy, muy emocionante. En la Pierra Menta tienes la sensación de compartir la carrera y la victoria con mucha gente. Son 4 días viendo las mismas caras en la línea de salida, en los briefings, por la tarde las muecas de dolor en los masajes, las palabras de ánimo, y el buen ambiente entre los equipos hace que se acabe creando un vínculo con otros equipos también.

Cuatro etapas y cuatro victorias con tanta gente conocida fue la mejor manera de ganar, una de las victorias más bonitas que he vivido: cuando pienso en la Pierra me entran ganas de llorar.

Y en los días posteriores, matemáticamente ganas la Copa del Mundo… ¡con la máxima puntuación posible!
Se descartaba el peor resultado, ¡fallé en una!

Y finalizas la temporada siendo segunda en Mezzalama, pero con el liderato provisional de la Grande Course…
Es uno de los recuerdos más fuertes que guardo de esta temporada. Me vi abandonando en la salida cuando Nathalie nos dijo que se sentía sin piernas; me vi abandonando cuando en la primera subida por pista notaba la cuerda tensa detrás de mí; me vi abandonando a -25º en el Plateau Rosa cuando Xavi me sacó aún no sé de dónde un Gore Tex 3 capas que me salvó la vida; me vi abandonando entre las ráfagas de viento en el collado del Breithorn; me vi abandonando cuando el frío no me permitía pensar con claridad y cada gesto y cada cambio de pieles nos suponía el doble de esfuerzo; me vi abandonando cuando el frío sacudía todo mi cuerpo y mis dientes repicaban sin piedad esperando en las trazas del Castor.

Y me vi llegando junto a Nathalie y Lety cuando vi que Nathalie, pese a ir a cero de energía, no iba a tirar la toalla; me vi llegando cuando, titiritando y llorando del frío en el Castor, Lety me dijo que ella creía en Gressoney, titiritando igual o más que yo; me vi llegando cuando, bajando del Castor, las temperaturas cambiaban radicalmente y mi cabeza volvía a funcionar de nuevo; me vi llegando en cada grito de ánimo; me vi llegando cuando en la última subida volví a sentir que el sol calentaba y la energía volvía a llegar a mi cuerpo permitiendo sacar lo mejor que quedaba de mí; me vi llegando cuando tomamos la última curva y solo una recta llena de gente nos separaba de la línea de llegada.

Cruzar la meta en Gressoney fue un gran triunfo ese día.

Y vas, y esta semana te cambias esquís por zapas, y ganas la primera prueba de las Skyrunner World Series…
Llevaba toda la semana sin hacer nada y necesitaba “airear” las ideas. Era una carrera corta, solo de subida, cerca de casa. ¡Todos los componentes me eran favorables!

Si cosechas buenos resultados en este temporada de carreras por montaña ¿te planteas tomártelo más que una simple preparación para el invierno?
No, no puedo. He podido ganar esta primera carrera porque aún me quedaba algún cartucho del invierno, pero esto no es sostenible. Si no descanso bien y continúo apretando bielas ¡voy a acabar petando! De momento priorizo el esquí de montaña.

¿Qué crees que te puede faltar para entrar en la élite del Trail Running?
Una mejor preparación para las carreras de montaña, pero significaría renunciar a gran parte del esquí de montaña, y eso de momento no es negociable.

¿Prefieres carreras cortas o largas? ¿Con mucho o poco desnivel?
Me gustan las carreras de 20-25km, técnicas, divertidas, con buen ambiente, con bajadas que no sean duras...

¿El único cambio en el entrenamiento es el calzado, o cambias más cosas?
Cambio muchas más cosas. La motivación y la preparación son distintas, así que las exigencias personales sobre los resultados tampoco son las mismas.

Ahora te encuentras de vacaciones; ¿qué hace Mireia Miró cuando está de vacaciones?
Me he apuntado a la autoescuela, en julio voy a un curso de alemán, he ido a escalar algún día, estamos renovando la página web, tengo algunos “deberes” pendientes sobre el material con Dynafit, preparar alguna charla, quedar con gente que no he visto durante todo el invierno...¡¡aburrirme, no me aburro!!

¿Qué echas de menos al dedicarle tanto tiempo al deporte?
La vida social fuera de las carreras. Con una temporada de carreras de 5 meses, más los dos anteriores (octubre y noviembre) -que pasamos gran parte en el glaciar de Tignes para preparar el invierno- hay mucha gente que sólo la veo en los meses de verano y gracias.

Te das cuenta de que los echas de menos cuando, sin saber porqué, en medio del invierno, te entra la neura que tienes que ir a pasar unos días en casa, o en los Pirineos. Este invierno me ha pasado un par de veces.

Aún eres muy joven pero, ¿a qué tienes pensado dedicarte cuando dejes el deporte de élite?
Bombero es una profesión que siempre me ha llamado la atención; el deporte adaptado también me gusta mucho... ¡el tiempo y las oportunidades dirán!

Entrevista a Mireia Miro (catalá) (16/5/2011)















Enlace para oir la entrevista

miércoles, 8 de junio de 2011

Azaña de Gaizka Itza (4/5/2011)

La Chamonix-Zermatt “auténtica” y sin parar

No es la " clásica", sino la "auténtica": de iglesia a iglesia y sin medios mecánicos. Frente a los 8 días normales para esta travesía (cinco para la clásica), Borja Ortiz, Gaizka Itza y Dani Cejudo se suman al trío de “máquinas” que ya la habían hecho sin parar. El horario de 43 horas no es récord pero sí impresionante.

“Nosotros queríamos hacer la auténtica Chamonix-Zermatt”, resume Borja Ortiz sobre el proyecto que inició con Gaizka Itza y Dani Cejudo en la iglesia de Chamonix el 21 de abril a las 4 de la madrugada y finalizó el 22 de abril a las 11 de la noche en la de Zermatt. La diferencia con la travesía habitual son, en cifras, 2.900 m más de desnivel y muchas horas. En 2009 Borja ya había realizado la Chamonix-Zermatt normal, también non-stop, con Iván San Martín en sólo 19h 46m.

“Esta ruta (la travesía auténtica) tan sólo se hizo en “non stop” en 2008, 2010 y también en este 2011, por equipos de dos franceses que están en la élite del esqui de montaña mundial, entre ellos Stéphane Brosse. En estos tres casos se bajó de las 24 horas. Nosotros este horario lo veíamos imposible, no somos profesionales en esto. Gaizka es conserje en una escuela, Dani profesor de Educación Física y yo operario en una cadena de montaje”. No son jóvenes, ni famosos, ni están en la élite pero están muy curtidos en travesías como ésta. “La travesía la realizamos Gaizka, que tiene 42 años y es de Gernika (País Vasco), Dani de 37 años y es de Villaviciosa (Asturias) y yo, de 32 años de Santander (Cantabria). Antes yo hice la Chamonix-Zermatt, que hace todo el mundo, cogiendo el teleférico de Grand Montets y el traslado en coche a Bourg St Pierre, en 20 horas [exactamente 19h 46m] y 6.000 m de desnivel positivo, pero no tiene nada que ver con ésta. También hicimos este año una travesía larga recorriendo la Cordillera Cantabrica de sur a norte, desde Cardaño a Sotres, que salieron más de 4.000 m de desnivel y 14 horas; la travesía de los tres macizos de Picos de Europa en esquís con 5.000 m de desnivel o la Transcantábrica en 7 días, pero en esta Chamonix-Zematt batimos todos los récords de resistencia que teníamos hasta ahora y la máxima sensación de recorrer montañas sin parar”.

Borja Ortiz nos detalla sus 43 horas en la auténtica Chamonix-Zermatt:

La ruta auténtica. “La Alta Ruta Chamonix-Zermatt posiblemente sea la ruta en esquís de montaña más famosa del mundo y la que más montañeros realizan al cabo del año. Pero realmente no se hace la Chamonix-Zermatt digamos “pura”, puesto que se sube al teleférico del Grand Montets en Argentiere a 3.300 m y se coge un traslado en autobús desde Champex a Bourg St Pierre durante más de 30 km; ésta, la mayoría de los montañeros la suele realizar en 5 o 6 días.

Nosotros queríamos hacer la auténtica Chamonix-Zermatt. Salir de la iglesia de Chamonix, ir andando hasta Argentiere, remontar todo el Glaciar de Argentiere donde ya te has metido 15 km, 1.500 m y 4 horas más respecto a salir del teleférico del Grand Montets. Y después, en vez de ir de Champex a Bourg St Pierre en autobús, tenemos que superar 1.400 m de desnivel entre los pueblos de la Fouly y Bourg St Pierre, y continuar toda la ruta hasta llegar a la iglesia de Zermatt”.

+8.000 m de desnivel y 110 km. Salimos a las 4 de la madrugada de la iglesia de Chamonix el jueves 21 de abril y llegamos a Zermatt a las 23:00 de la noche del viernes 22. El itinerario seguido fue el siguiente: Chamonix (1.035 m) - Argentiere (1.250 m) - Col de Chardonet (3.325 m) -Col de la Gran Lui (3.400 m) - La Fouly (1.600 m) - Col de le Basset (2.700 m) -Cumbre de Gros Six (2.800 m) - Bourg St Pierre (1.600 m) - Plató de Couloir (3.600 m) - Col de Sonadón (3.500 m) - Refugio Chanrrión (2.400 m) - Col de L´Eveque (3.500 m) - Col de Mont Brulé (3.400 m) - Col de Valpelline (3.550 m) y Zermatt (1.650 m).

Salieron en total 8.735 m de desnivel positivo y 8.145 de desnivel negativo y 110 km de distancia. Para hacerla en etapas llevaderas se necesitarían unos 8 días.

Sin apoyo. “La actividad la realizamos sin ningún tipo de apoyo logístico en estilo totalmente autosuficiente. El único apoyo lo hicimos nosotros mismos llevando el día anterior de la travesia la furgoneta al pueblo de Bourg St Pierre, para tener allí más comida y bebida que reponer. A la furgoneta llegamos a las 22.00 de la noche, cenamos bien y la estrategia fue continuar ruta a la 1.00 de la mañana para que así se nos hiciera de día subiendo al Plató de Couloir (paso más comprometido de la ruta) a eso de las 6 de la mañana”.

Mayores dificultades. “Los momentos de más dificultad fueron en el Col de Chardonet, que bajamos destrepando por una fuerte inclinación con crampones y piolet; el paso de la Gran Lui, donde nos tuvimos que asegurar con la cuerda que llevamos porque sobresalía hielo glaciar y rocas que hacían muy dficil la progresión; y el Plató de Couloir, de unos 50º de inclinación, por el que progresamos tambien con crampones y piolet”.

Buena nieve, mucho pateo. “Las condiciones de la ruta fueron buenas en cuanto al riesgo de avalanchas, puesto que llevaba más de un mes sin nevar y el riesgo de aludes fue de 1 a 2, y la nieve estaba en perfectas condiciones para esquiar. Pero el aspecto negativo es que, después del mes de abril tan caluroso, faltaba mucha nieve en las cotas bajas (de 1.600 a 2.400 no habia nieve) y tuvimos que portear los esquís y las botas la friolera de 12 horas del total de la ruta”.

Material. “Esquís, botas, bastones, dos pares de pieles, crampones, piolet, una cuerda de 25 m, arnés, dos mosquetones, comida, chaqueta cortavientos y las zapatillas para andar cuando no habia nieve”.

Satisfechos. “Esta travesía ha sido la más larga y con más desnivel que hicimos nunca. Nuestro principal objetivo era unir estas dos ciudades alpinas en estilo puro y sin parar recorriendo más y más montañas y desniveles sin importar las horas. En un principio pensamos tardar unas 30 horas, pero viendo todo lo que tuvimos que portear, sobre todo la subida a le Basset que fueron 1.100 m de desnivel de subida siempre andando por hierba, decidimos que lo importante sería acabar haciéndolo del tirón. Al final salieron 43 horas, pero lo bueno fue acabar con este sueño que teníamos”.

Entrevista a Kilian Jornet (video) (31/5/2011)

Interesante entrevista a Kilian Jornet de 42195.com:



Enlace para ver el video en youtube

Entrevista a Emanuella Brizio (7/6/2011)

Fuente: www.corredordemontana.com

CdM: Emmanuela, explícanos, ¿cuáles son tus secretos para mantener siempre tan alto tu rendimiento?

Emanuela Brizio: Mi filosofía de vida, es amar lo que hago, y si eres capaz de sentir lo que yo siento cuando corro por la montaña, no me cuesta nada sacrificarme, y así poder obtener el máximo rendimiento. En resumen, amo lo que hago, y ese es mi secreto: “testa, gamba y cuore” (cabeza, pierna y corazón).


CdM: Por tanto, ¿lo que te mantiene motivada y con esa mentalidad tan fuerte que tienes, es el amor por la montaña y por las carreras?

Emanuela Brizio: Así es. Tan fácil como eso que acabas de decir, la pasión por lo que hago, alimenta mi espíritu.


CdM: Por tanto, supongo que eres una corredora que corres por sensaciones, ¿no?

Emanuela Brizio: Eso es, y aunque llevo mi pulsómetro, nunca lo miro. Sólo lo miro al finalizar la prueba, cuando guardo mis datos para saber más de mi rendimiento, pero no me dejo condicionar por los aparatos.


CdM: ¿Y en carrera, cómo procedes con el avituallamiento?

Emanuela Brizio: Pues aunque lleve pulsómetro con cronómetro, le echo un vistazo para ver cuando llevo una hora de carrera, que me sirve para saber cuándo debo de comer. Tengo la rutina de tomar un gel cada hora.

CdM: Ahora que hablas de comer, ayer noche mientras cenabas, pudimos observar que no eres nada estricta con la dieta, y que 2 días antes de una cita como Zegama, puedes comerte un plato de carne con patatas fritas, y un helado de 2 bolas de postre. Esto nos impacto..

Emanuela Brizio: Cuido mi alimentación, y sobre todo las 2-3 comidas antes de una carrera, intento comer hidratos de carbono, y no pasarme con comidas muy pesadas, aunque soy de las que piensa que cuando te apetece comer algo, debes hacerlo, pero claro, no en grandes cantidades. Si por ejemplo me apetece chocolate, me como una onza, pero no 2 ó 3. Creo que si comer lo que te apetece pero con mesura, te ayuda a estar mejor mentalmente, mucho más que si tienes limitaciones o presión con la comida.


CdM: ¿Con qué zapatillas corres ahora?

Emanuela Brizio: Corro con La Sportiva, y el modelo con el que compito, es el Quantum, con el que me siento muy bien. Es una zapatilla bastante ligera por que tiene poco espesor de suela. Se adapta muy bien al terreno, y absorbe el impacto de forma óptima.


CdM: ¿Y el equipo con el que corres, el "Team Valetudo", a qué refiere esa marca?

Emanuela Brizio: Quizás poca gente española lo sepa, pero Valetudo es una marca de cosméticos, la cual fabrica para importantes marcas comerciales. Esta me apoya incondicionalmente.


CdM: ¿Y respecto al entrenamiento, tienes entrenador?

Emanuela Brizio: El año pasado sí que tenía entrenador, pero este año me estoy autoentrenando sola. Ya son muchos años que corro, y por tanto me conozco bastante.


CdM: Por curiosidad, ¿nos dices si has corrido alguna vez en asfalto, distancia y marca?

Emanuela Brizio: Pues he corrido alguna media maratón de asfalto, a modo de entrenamiento de calidad en tiempos de 1h19’.


CdM: ¿Te consideras que eres una corredora rápida, resistente, potente?

Emanuela Brizio: Aunque me gusta más bajar que subir, me considero una corredora que no destaca en nada en concreto, pero que se defiende bien en todos los terrenos.


CdM: ¿Te veremos dentro de un tiempo, en carreras de larga distancia por montaña?

Emanuela Brizio: Pues la verdad es que lo dudo mucho, pues las carreras ultras me parecen que están fuera de los límites humanos, fuera de la normalidad.Piensa que la carrera más larga que he disputado, duró más de 7 horas, y ya me pareció extraordinariamente larga. Y es que en mis entrenamientos más largos para preparar Zegama, no suelo pasar de las 3 horas.


CdM: ¿ Y este año, a intentar de nuevo revalidar de nuevo el título de las World Series?

Emanuela Brizio: Pues todavía no tengo claro al 100% lo que voy a hacer. Es posible que compita carreras de la MnRIC.

Por cierto, el pasado jueves 2 de Junio, y pocos días después de dar un recital de lo qué es llevar un ritmo sostenible en carrera (consiguió la 2ª plaza en Zegama Aizkorri a muy pocos segundos de la ganadora), la actual Campeona de las World Series, se imponía en Italia, en la Orobie Vertical, carrera vertical, consistente en ascender 1000 metros de desnivel positivo, en 4,3 kilómetros lineales… Qué máquina de correr !!

Entrevista a Oihana Kortazar (6/6/2011)

Fuente:www. euskaltrail.com

Oihana es una corredora de Elgeta que forma parte de la Euskal Selekzioko. El año pasado no corrio por causa de su maternidad, pero ha vuelto a la competición mas fuerte que nunca. Ha ganado todas las carreras en las que ha participado durante este año, y en la prueba de Zegama-Aizkorri venció a la actual campeona del mundo Emanuelle Brizio. Tambien formará parte del equipo de la FEDME que competira en el Campeonato de Europa.

Primera pregunta obligada: ¿que te ha dado el hijo para volver tan fuerte?

Parece que me ha dado una fuerza especial. No es fácil conciliar en el día a día el trabajo, la familia y los entrenamientos, pero ahora, tengo una razon que antes no tenia para seguir corriendo, que es ensañarle a mi hijo lo que le gusta a su madre. Los niños imitan todo, y quiro que el vea el deporte como algo habitual, a traves del deporte se trasmiten valores y aparte de correr se conoce la montaña. Solo por esa razon merece la pena el esfuerzo diario.


No se te va a quedar un poco corta la Copa de España...

De momento solo hemos corrido una prueba de la Copa de España y despues de ganarla me puse lider, pero todavía quedan otras tres carreras y puede pasar cualquier cosa. No tenía planificada la temporada, segun venian las carreras he ido decidiendo si participaba o no. Al principio de temporada tenia intencion de hacer la copa y lo sigo teniendo, pero en mi cabeza no tenía previsto ganar la Zegama-Aizkorri. Muchas carreras he decidido correrla en el último momento y con la de Zegama me sucedío igual, puesto que no tenia claro si iba a participar. Pronto es el Campeonato de Europa, el 12 de junio, y esto tampoco lo tenía previsto. Quiero terminar la temporada sin lesionarme y eso me da un poco de miedo. En adelante intentaré dar lo mejor de mi y que sea lo que tenga que ser.

En Zegama entrando a meta con tu hijo... ¿Donde has colocado esa foto?

A decir verdad todavia no lo he puesto es ningun sitio pero lo tendré que colocar en un sitio que se vea bien... y cuando sea mayor enseñarle, puesto que ha sido muy especial esta victoria para mi.

Tu pareja tendrá una pequeña parte del exito, ¿no?

Diria que una gran parte. A el tambien le gusta el deporte, pero entre semana se queda el atendiendo a nuestro hijo para que yo pueda entrenar, y despues si le da tiempo suele ser su turno. Los fines de semana son mis padres los que se hacen cargo de nuestro hijo mientras entreno. Tengo que adradecer a todos ellos. De todas maneras, tengo que decir que para estar el mayor tiempo posible con mi hijo, entreno en horas raras. Los he adecuado a horas que antes no lo hacía. Pero merece la pena el esfuerzo.

¿Tienes tiempo de conocer los lugares cuando sales fuera a competir?

No demasiado, normalmente solemos ir con el tiempo justo, en un día llegar y al día siguiente hacer la carrera y volver. Pero ahora con el hijo intentamos ir con mas tiempo, por ejemplo para dar un paseo al llegar al lugar de la carrera y así conocer un poco la zona. Incluso a algún lugar hemos regresado despues de hacer la carrera porque nos ha parecido un lugar bonito y no hemos tenido tiempo para conocerlo. Se conocen muchos lugares y amigos con las carreras.

Ahora primero Gran Canaria, después Campeonato de España, ¿y después a Aramotz?

Si. El 12 de junio será el Campeonato de Europa entre Suiza e Italia, el 19 la segunda prueba de la Copa de España en Gran Canaria y el 3 de julio el Campeonato de España. Despyués a finales de julio a Aramotz. Me alegra tener una prueba de la copa en casa, porque lo corredores que estan corriendo la Copa de España podran conocer nuestras montañas.

¿Como ves a la Euskal Selekzioa?

La Euskal Selekzioa cada vez esta cogiendo mas fuerza y esto es necessrio para darse a conocer fuera de nuestro territorio. Gracias a la selección tenemos muchas oprtunidades y es una motivación, somos un grupo con buen ambiente y nos facilita las cosas a la hora de participar en las carreras.

¿Como llegaste a este deporte? ¿Que te aportan las carreras por montaña?

Fue por casualidad, terminó la temporada de duatlones y en junio de 2008 participé en la prueba de Mutriku Arnoko Mendi Lasterketa, después vinieron una carrera tas otra. En el 2009 me llamó Gaizka Itza, el seleccionador en aquellos momentos, y desde entonces estoy en la Euskal Selekzioa. Siempre me ha gustado mucho la montaña, iba mucho los fines de semana (ahora no voy en el mismo plan que antes) y entre semana solía correr y andaba en bici, con lo que después de probar en la carrera de Arno vi la oportunidad de compatibilizar la montaña y el deporte. Me motivan y disfruto con ellas. Esta claro que sufro, todos sufrimos, pero ese sufrimiento tiene su premio.

domingo, 5 de junio de 2011

Maraton Alpino Zegama - Aizkorri 2011 (29-05-2011)

3 de enero de 2011, esta es la fecha en la que empecé a prepararme para la emblemática Maratón Zegama Aizkorri.

En este decimo aniversario, la organización ha trabajado duro para traer al mejor cartel posible de equipos y corredores. El Salomon Santiveri con Kilian Jornet, Miguel Heras, Tom Owens, Lightfoot, la Selección Italiana, Andorrana, Catalana, Vasca y corredores de tan lejanas tierras como Rusia o Argentina entre otros, es un ejemplo de ello.

Bueno, después de saludar a varios corredores, nos adentramos los hermanos Lozano y yo en la zona de control de material.

Homenaje a los 11 corredores que han finalizado la carrera en todas sus nueve ediciones anteriores y con la novena campanada de la iglesia de Zegama, pum!!!

Salida, tengo como objetivo de carrera intentar seguir a la Campeona del Mundo y dos veces ganadora de la Zegama Aizkorri, la italiana Emmanuella Brizio, para ver si con su ritmo consigo bajar a 4 horas 45 min (el año pasado hice 4 h 57 min).

En la salida suele ser habitual que la gente salga rápido, lo cual no me preocupa ya que en pocos km la misma carrera nos coloca a cada uno en nuestro sitio. Una vez salimos de Zegama nos enfrentamos a las primeras rampas en la que enseguida localizo a la italiana pero en pocos metros me percato que delante de ella va la francesa Corinne Favre, así que no dudo en ponerme a rueda de la francesa. Antes de acabar esta primera cuesta ya se ha estirado el pelotón y una vez llegamos arriba, llaneamos por los bosques de coníferas en fila de a uno.

Pasan estos primeros km a un ritmo rápido pero cómodo y poco a poco nos espera el primer avituallamiento, posterior control y primer baño de multitudes, donde igual están Eneritz y sus aitas. Al igual que la ley de la gravedad todo lo que sube baja, así que nos disponemos a bajar con los ánimos de la afición a lo lejos.

Aplauso, ánimos, gritos…, nos acercamos al control, km 7,1, pico el reloj, min 40, dos minutos por debajo de las expectativas para llegar a las 4 h 45. Miro a la gente en busca de caras conocidas pero ni, veo ni oigo a nadie familiar. Después del llano nos enfrentamos a la dura pendiente habitualmente llena de barro que hace que la mirada vaya al suelo, cuando de repente oigo una voz conocida “Txapel, venga Txapel !!!, Asier, Zuri animad a osaba”, levanto la cabeza y veo a mi hermano y Maite con los geme (Asier aplaudía ayudado por mi hermano, mientras Zuri permanecía boquiabierta absorta por el bullicio y griterío del publico). Me acerco lo más posible, les saludo efusivamente para que los geme me vean entre tanto corredor y continúo por la cuesta llena de público a ambos lados. Unos metros más arriba se le oye a Imanol Llano de fondo animando a los de Amurrio. Sus ánimos me informan que detrás mío vienen Jon y Javi Lozano y seguimos para adelante animados por muchas caras conocida, Rubén Larrinaga, Harkaitz Zamakona, Haritz Iturbe…

Avanza la carrera subiendo y llaneando, en un día soleado que nos brinda la oportunidad de disfrutar de unas vistas preciosas con el Aratz y el Aizkorri a mano derecha, próximos montes a coronar.

El Aizkorri monte emblemático donde los allá, hace sombra al Aratz en esta carrera, lo cual no le hace justicia. Este último en su primera parte de ascenso podemos disfrutar por unos bosques con piedras escondidas bajo una alfombra de hojas que hace más entretenido y divertida la carrera. Una vez salimos de estos bosques, nos enfrentamos a la parte más dura del ascenso, característico donde los allá por su bellísima cumbre pelada y pedregosa. El Aratz, es otro punto en el que la acumulación de publico facilita el ascenso. El calor empieza a hacer acto de presencia y las gotas de sudor que gotean por la nariz son una constante, más aun en los tramos más duros en los que subimos andando inclinados para adelante apoyándonos las manos en la rodillas. El público anima, grita y aplaude, mientras busca el nombre de los corredores en sus listas de dorsales.

Hacemos cima, km 16,5, miro el reloj, 1hora 54 min, un minuto por debajo. Jon Lozano viene detrás, “Gaizka, vamos bien de tiempo?” me pregunta, “de cojones” le contesta. Tiramos para abajo con ganas de llegar en breve a la cueva de San Adrian. Le comento a Jon que en breve llegamos a Santi Spiritu y que aproveche ahora para comer y beber. Un día tan caluroso como hoy es elemental llevar una disciplina estricta en la comida y bebida, de lo contrario las pájaras, calambre y demás no será difícil que aparezcan.

Llegamos a la famosa cueva de San Adrian, Calzada Real perteneciente al Camino de Santiago, lugar de paso en la Edad Media como vía de comunicación de Castilla con Europa.

Una vez atravesada, nos enfilamos por Santi Spirutu al tan temido y ruidoso ascenso a Aizkorri, son 2 km de recorrido desde Santi Spiritu hasta la cima, en el que tenemos que superar un desnivel de 500 m.

Justo antes de llegar a este punto, le comento a Jon que ahora llega Aizkorri, media hora de ascenso, que hay que subirlo con calma y que en el avituallamiento que nos ofrecen la organización, justo antes del inicio del ascenso, aproveche para comer y beber.

Llegamos al avituallamiento, bien, 4 min por debajo de lo planeado, la marea humana chilla, grita, anima y aplaude. Mientras estoy bebiendo agua y cogiendo unos geles oigo de fondo a mi hermano, le digo que si con la cabeza sin mirarle para que se percate de que ya le he oído, me giro, me acerco y le veo con los geme en brazos, a los que les pincho con en el dedo en la tripa en un par de segundos de relajación y disfrute. Tiro para arriba con las manos en las rodillas mientras bebo el agua y guardo los geles. Levanto la cabeza y le veo a Eneritz en mitad del estrecho camino de dos metro que ha dejado la afición. Me enseña el bidón de recambio, se lo cojo, le doy el mío vacio y entre el griterío me dice “venga que vais dos”, quise entenderle que hacía alusión a que Jon venia conmigo pero posteriormente en meta me confirma que lo que me había dicho era “venga, me cagüen zotz”. De mientras Maribel sentada en el suelo no pierde la oportunidad para sacar una instantánea.

Continuo el ascenso extrañado por no haberle visto a Ángel, cuando de repente le veo cámara fotográfica en mano como reportero deportivo que no quiere perder la foto de la carrera “Venga Txapel, le tienes a Felipe ahí”.

A decir verdad, no sé a lo largo de cuantos metros se alarga este pasillo humano pero son momentos en los que vas flotando, no hay cansancio, no hay dolor, no hay sufrimiento, los ánimos, gritos y aplausos de la gente te suben en volandas. Lo malo viene cuando esa multitud de gente baja en cantidad y también bajo yo de esas nube en la que durante unos minutos me han mantenido.

Una vez en la tierra de nuevo, noto el exceso del calentón y es momento de regular, concentrarse e intentar imprimir un ritmo constante.

Ya sin casi afición, me encuentro de nuevo con Harkaitz Zamakona que me hace sacar la sonrisa haciendo referencia a responsabilidades adquiridas por mi parte hace pocos días.

Vamos subiendo para arriba a un buen ritmo cuando levanto la cabeza y le veo a Felipe Larrazabal (miembro de la Selección Vasca), al que Ángel me había hecho alusión antes. Miro para atrás y no le veo a Jon. Ya no queda mucho, se oye al público en la cima, el gentío es impresionante, se agolpan a ambos lados, en estos últimos metros la sensación es lo más parecido a ser un ciclista de Eskaltel subiendo al Tourmalet. Fruto de la emoción pego un grito de ánimo “venga cojones” y hago unos aspavientos con los brazos animando al público, lo que provoca un rugir conmovedor a través de este pasillo cada vez más pequeño. La euforia de algún aficionado hace que me den palmadas en la espalda y te empujan para ayudarte en estos últimos metros y por fin, cima.

Avituallamiento, agua y pico el reloj, dos minutos por debajo, bien. Aitor y Beñat Garate (vecinos de mis aitas) me esperan con los geles, ahí están, cojo los geles, uno me lo tomo y el otro lo guardo. Ahora toca el tan bonito como técnico cresterío hasta el Aitxuri. Es un tramo muy complicado en el que la prudencia debe prevalecer, las piernas están cansadas y cualquier descuido puede suponer un abandono.

Da la impresión de que cuando ya has subido Aizkorri, ya ha pasado lo peor, pero nada más lejos de la realidad porque ahora a la complejidad del terreno por el que “corremos”, le tenemos que sumar la pendiente ligeramente ascendente hasta llegar a la cima de la carrera, el Aitxuri (1551 m).

Justo antes de llegar a este, me pasa como un obús la italiana Emmanuella Brizio, a la que en ese momento ocupaba la segunda posición (en primer lugar iba la integrante de la selección vasca, Ohiana Kortazar), ni se me pasa por la cabeza seguirla ya que lleva un ritmo brutal.

Coronamos la cima de la carrera, km 24 igualando el tiempo previsto.

Ahora toca la bajada a Oltze, más comúnmente conocida como “ostiagorri”, con eso lo digo todo. Las piernas no están para chulearse y los cuádriceps son castigados sin descanso hasta llegar al siguiente control con dos minutos de ventaja.

Parece accesible cumplir el objetivo de bajar de 4.45 pero aun tenieniendo buenas sensaciones, todavía queda mucha carrera.

El calor aprieta de lo lindo, más aun en este tramo hasta las campas de Urbia. Por ello, en todos y cada uno de los avituallamientos bebo agua y me hecho otro vaso por la cabeza. Además de esto llevo un cinturón con un botellín de líquido con bebida energética.

Vamos un grupo de tres, un corredor, yo y un aficionado grabando con una cámara pequeña en la cabeza. Le dejo adelantar al Spielberg de turno, ya que no quiero que se vea afectado por los gases que quiero y debo expulsar. Muchos os reiréis pero no sé que es peor, tirarte un pedo cuando no quieres, o no poder tirártelo cuando quieres.

Los problemas gástricos continúan, no voy cómodo, aminoro el ritmo, se me van Spielberg y compañía y por fin, como Rossi en Montmelo, abro gas. Uff, que alivio, esto es otra cosa, tiro para adelante pero, ups !!!, vuelven los problemas pero esta vez no son gases, joder, me separo unos metros del camino e improviso un baño sin cadena. Veo como me adelantan corredores pero ellos no me ven, je, je, je.

Después de quitar peso, continuamos con la carrera.

Lo malo de todo esto, no es solo el tiempo perdido, sino la falta de concentración antes, después y el volver a encontrar el ritmo. Menos mal que alcanzo a dos corredores, uno de ellos es Oier Ariznabarreta (miembro de la selección vasca), “¿Qué te ha pasado Oier?” Le pregunto, “me dan calambres en las piernas”, me contesta. Está marcando un buen ritmo al que me interesa seguir, “venga vamos a apretar un poco y cogemos a esos dos de rojo” me comenta.

Llegamos a Urbia, miro el reloj 8 minutos de retraso, joder.

Aquí tiene que estar el amurriarra Iñaki Elorza para darme otro botellín y geles. Dicho y hecho intercambio de botellines y se pone a correr con migo junto con 5 o 6 chavales hijos y amigos de este, junto con Gorka Juaresti. Ahora toca subir Andraitz, ultimo monte de carrera y esta compañía va a venir de lujo. Los ánimos por pate de Elorza no cesan “Venga Gaizka, animo, ahí, venga” y sus hijos y compañía hacían lo mismo corriendo y andando a mi lado haciéndome la subida muchísimo más agradable. “¿Hasta donde hemos dicho que le íbamos a acompañar?” le preguntaba Elorza a uno de los jóvenes promesas, “hasta arriba si hace falta” contestaba uno de ellos eufórico.

Enlazo con dos corredores que van juntos. Más tarde por los ánimos del publico me doy cuenta que son los hermanos Arrieta (uno de ellos quedo el año pasado quinto). Tengo que seguir su ritmo y esto me resulta mucho más sencillo con la ayuda de los jóvenes amurriaras que me acompañan casi hasta la parte alta de la montaña, eskerrik asko !!!

Una vez arriba, ya ni me fijo en el tiempo, el plan se ha derrumbado, así que simplemente trato de avanzar. Empieza el descenso en el que adelanto a los dos hermanos Arrieta, me acerco a otro corredor al cual animan “venga Llanos”, no jodas, Hektor Llanos pienso, no puede ser, le adelanto más por la curiosidad que por la necesidad de sobrepasarle y confirmo que es él, con la cara bastante desencajada.

Venga, Gaizka, ya prácticamente es todo cuesta abajo, quedan 10 km, hay que pensar en positivo, el ritmo es bueno, adelanto corredores, voy bastante suelto, los km pasan, miro el reloj y me da un pequeño bajón al percatarme que prácticamente voy a hacer el mismo tiempo del año pasado. Tengo a un corredor a tiro pero no le recorto metros, me adelantan dos corredores que van bastante fuertes, joder, los km no pasan, se me está haciendo largo, venga Gaizka, venga, ya queda menos, le recorto a este corredor, le paso, tengo que bajar el tiempo del año pasado, últimos tres km, se oye ya la megafonía del pueblo, dale Gaizka, dale, asfalto, escaleras, voy a tope, empieza la gente, veo a mi hermano, me anima, entramos en la zona vallada, tengo un corredor a escasos 5 metros, levanto los brazos para calentar al abarrotado público, el otro corredor mira para atrás, sprint, aprieto, el otro corredor también, voy a tope, la gente se calienta, sube el volumen, no le alcanzo, aprieto y meta quedando a dos segundos de este corredor. Hemos dado espectáculo, que bonito final a tope.


Tiempo final 4 horas 56 minutos, uno menos que el año pasado.

Sinceramente, muy poco me importaba quedar el 79 o el 78 pero creo que el público allí presente se merecía algo más que ver llegar a corredores trotones de manera progresiva.

Bonito final, a tope esprintando hasta el último metro, consiguiendo levantar las voces y aplausos de los presentes. Creo que el público se merecía esto y más.

Una vez en meta hablo con Igor Quijano (eskerrik asko por las fotos), con Txus Romon y me reúno con los míos para comentar la carrera.

Ducha, un par de potes y a comer a la venta de Otzaurte.

Deportivamente el resultado hay que ser realista, ha sido negativo, quería haber bajado de 4 horas 45 min y al final me he quedado en 4 horas 56 min, únicamente un minuto menos que el año pasado.

Por otro lado, personalmente el recuerdo que me llevo de la carrera es impresionante. El pedazo de día que hacía, las vistas que he disfrutado, el inmejorable ambiente del que hemos disfrutado, las imágenes que me llevo de los míos en cada sitio de paso, los que me han llevado avituallamiento, los conocidos, todo el público en general…

Pienso que tarde o temprano si hubiera quedado en “x” puesto o hubiera bajado de “x” tiempo, dentro de unos años eso no lo recordaré, pero lo que nunca se me borrara de la cabeza será la sorpresa de la presencia de los geme, el ” venga que viene dos” malentendido de Eneritz, el “venga que está ahí Felipe” de Ángel, el verle a Maribel sacando fotos sentada en el suelo o la subida a Andraitz con toda la chavalería…, todo esto no se borrará de mi mente en la vida.

PD: A muchos había dicho que si hacia buen tiempo este año podía ser mi última Maraton Zegama-Aizkorri pero tanto la insistencia de Eneritz en volver a este maratón como mi mal resultado, hace que si el año que viene tengo dorsal vuelva a correr tras la novena campana del reloj de la iglesia Zegama.

Próxima carrera: 25 de julio - Integral Picos de Europa (75 km – 13.000 m acumulado), es muy difícil hacer una carrera tan dura, y no lo digo yo, lo dice gente como Txus Romon o Zigor Uturrieta (dos referentes del ultrafondo mundial).

Zegama me ha salido mal pero el trabajo esta bien hecho, asi que los resultados ya llegaran, ahora, a seguir entrenando.


Datos de Carrera:

Km: 42, 192 km

Desnivel: 5.472 desnivel acumulado

Pulsación media: 158 ppm

Pulsación máxima: 177 ppm (en el sprint de meta)

Ritmo medio: 6,57 min/km

Velocidad media: 8,6 km/ hora


Pódium:

Masculino Femenino

Kilian Jornet Oihana Kortazar

Tom Owens Emanuela Brizio

Miguel Angel Heras Gobert Maud



Clasificación Maraton Zegama Aizkorri

Video de la carrera (reportaje eitb)

Video de la carrera (reportaje goierri telebista)

Video de la carrera (la carrera vista desde dentro)

Video de la carrera (la carrera vista desde dentro: el cresterio de Aizkorri...)