lunes, 20 de julio de 2015

Gran Trail Peñalara (Campeonato España Ultratrail) 115 km - 5.500 m+

Por fin llega esa tan ansiada cita, por fin llega la hora de vestirse con la urdina, por fin hay por primera vez una selección vasca de ultras y por fin nos juntamos los cuatro seleccionados (Imanol Aleson, Jone Urkizu, Silvia Trigueros y yo) para dirigirnos al Campeonato de España de Ultratrail, Gran Trail Peñalara (Navacerrada, Madrid).

Skoda Menabi:
la bala roja ;-)
La carrera sale el viernes a las 24.30 horas así que para estar descansados, salimos el jueves a la tarde para Navacerrada con un estupendo juguete, sobretodo para Imanol, la bala roja, gentileza de Skoda Menabi.

Después de muchas risas, de una buena hidratación (anuncian mucho calor, por ello hipotomic Sport de Maxim nos acompaña todo el día) y alimentación (comida y cena a todo lujo en el Albergue de Peñalara, cenamos tanto que Imanol tuvo que ir a dar una vuelta por el monte para bajar la cena un par de horas antes de la salida jejeje) bajamos para la Navacerrada.

Ya en el pueblo, quedamos con la hinchada habitual y nos metemos para el control de chips y demás.

Imanol, yo, Jone y Silvia
Como es habitual en las grandes citas, Depa micrófono en mano nos entretiene en los minutos previos al inicio. Allí estaban todos los gallos: Heras, Caballero, Morales, Castan... y el resto de selecciones.


24:30 y salida, primeros metros de nervios hasta quitar la tensión y que cada uno coja su ritmo.

No os lo vais a creer pero sin llegar al primer km ya siento cierta molestia en el isquio-gluteo derecho (para el común de los mortales, es la parte trasera del muslo), es una molestia con la que convivo sobretodo cuando corro rápido y alargo la zancada, por ello reduzco la velocidad, acorto la zancada y protejo la musculatura.

En breve iniciamos el ascenso a la Maliciosa (2.227 m) en la que dejaremos de correr y nos pondremos a andar, lo que me vendrá bien para mi isquio. Me lo tomo con tranquilidad, quiero hacer una carrera de menos a más como me suele gustar, ya que ya pagué la novatada el año pasado. En estas carreras, más aun en las grandes citas, la gente sale muy fuerte y luego van cayendo.

Herida en la rodilla
Después de casi 9 km de carrera hacemos cima con 1h 19 min de carrera y nos enfrentamos a lo que en la charla técnica nos han advertido de que es un descenso peligroso y técnico. Cambio la posición de mi frontal, dándole el tope de potencia para tener la mayor visibilidad y mi sorpresa cuando sin quererlo adelanto a una cantidad de corredores tremenda, bajan muy muy tranquilos. Vale que sea técnico pero me llama la atención de manera especial lo lento que bajan y sin ser mi fuerte la bajada y sin querer forzar, el constante adelantar de corredores me deja perplejo (fácil que adelantara a 20), lo que me hace pensar que voy muy atrás pero no me preocupa, ya habrá tiempo de adelantar. Estamos bajando por un zig-zag por un senderito atravesando un bosque bastante entretenido y bonito, cuando derrepente, catapum!!!, ostion, buff me levanto en la oscuridad, me miro las manos, estoy sangrando, me miro la rodilla y tengo una herida bastante fea, duele pero no deja de ser chapa y pintura, después de un par de minutos el dolor disminuye y parece que no va a ser más que una herida.


Ya con 3 horas de carrera y 23 km en plena noche oigo como Aizaro casi cuando ya estaba al lado suyo, me reconoce entre tanto frontal que les deslumbra y me grita dando ánimos. Ahora nos enfrentamos al puerto de Morcuera (1.777 m) una subida bastante pistera que me raya bastante, hasta ahora ha sido bastante corrible la carrera y me apetecería sentir algo más montañero. Llegamos arriba, km 40, 5 horas 12 min, ahí están Aizaro (que estará a la noche con mi hermano y Ángel y luego seguirá a Vicen), Angel e Iñigo. Mi hermano me informa que esta habiendo bastantes retirados, entre los que están Morales y Caballeros, el calor esta pasando factura.

Tiramos para abajo, tranquilos hasta el momento, regulando mucho y prestando mucha, mucha atención al comer y al beber. Estamos totalmente empapados y la deshidratación va a ser uno de los puntos claves. Hecho cálculos y en breve empezará a amanecer, lo cual me alegra pero voy bastante cansado del constante pisteo por el que trascurre la carrera. Parece que empieza a amanecer antes de lo que esperaba, me doy cuenta que hemos salido a las 24.30 (estaba haciendo cálculos como si hubiéramos salido a las 24 h), disfruto del amanecer ya casi llegando a La Granja pensando en quitarme el frontal de la cabeza cuanto antes. Este pisteo me esta matando, me parece aburrido y machacon, no voy nada a gusto a pesar de ir a un ritmo cómodo.

En el km 54 con poco más de 6 horas y media de carrera después de un tramo largo de bidegorri llegamos a Rascafria, avituallamiento importante de carrera. Allí están mi hermano y Ángel, me tienen todo preparado: calcetines para cambiarme, comida y lo más importante ánimos y referencias. 

Llego muy cabreado:

- Todo pista, cojones, todo pista. Les grito una y otra vez mientras me dicen que me siente y que me vaya cambiando los calcetines.
- Todo pista, macho, es todo de correr, insisto entre enfadado y harto.
- Venga que ahora tenéis la subida a Peñalara que es más montañera, me tranquiliza mi hermano.

Justo entra también en el avituallamiento Imanol:

- Joder tío, pero si es todo pista, le digo a Imanol obsesionado con el tema.
- Ya te había dicho yo, ya te había dicho yo, me responde una y otra vez.

La conversación es monotematica mientras nos alimentamos, bebemos y nos cambiamos.

- ¿En que puesto iremos? pregunta Imanol.
- El 27 o así, responde mi hermano y Ángel.
- Eeeeehhhhh, no jodas, le sale a Imanol sorprendido por lo atrás que vamos.
- Pero tranquilos, que la gente esta petando por el calor, están cayendo muchos y vosotros se os ve bien, nos tranquiliza.

Cuando estábamos para reiniciar la andadura entra Silvia alterada porque le sigue de cerca la tercera clasificada, le ayudamos un poco pero nos dice que tiremos para adelante y se queda con la ayuda de mi hermano y Ángel.

Dicho y hecho, Imanol y yo retomamos la carrera con paciencia ya que nos enfrentamos a 17 km de ascenso con 1.250 m de desnivel hasta la mítica cima de Peñalara (2.428 m). Nos ponemos mano a mano, marcamos un ritmo y poco a poco vamos subiendo. Nos cruzamos con algún favorito como el argentino Pedro Bianco que se retira por problemas estomacales. Marco ritmo, la subida es como no, por una pista ancha con constantes eses que en su gran mayoría la podemos hacer corriendo salvo en algunos tramos que echamos a andar aunque habrá que ir reservando, ya que el nombre de esta subida nos avisa de lo que puede pasar, "El Reventón". Las sensaciones son buenas y el ritmo parece que también porque adelantamos a varios corredores. La pista por fin se acaba y pisamos un poco de hierba y senderitos muy entretenidos. Me da la sensación que Imanol no va muy fino porque en estos tramos de ascenso es donde más disfruta y hoy creo que no lo esta haciendo. Seguimos adelantando a algún que otro corredor y veo como Imanol esta haciendo la goma, no es normal.

Tiro para adelante y veo como Alvaro Rodriguez (4º clasificado) viene a la contra:

- Que pasa Alvaro? le pregunto pensando que se retiraba.
- Tengo mal las tripas, me contesta.

Al de un rato otro corredor y otro y otro. Ostias, me doy cuenta que en este tramos subimos y bajamos por el mismo sitio, así que veré a todos los que van delante mio. Veo pasar a Pedro Etxeberria, Felipe Artiguez...

Cresterío de los Claveles
Un aficionado me indica que me quedan unos 20 min de ascenso, lo cual me sorprende, me parece mucho, me doy cuenta de que ahora es el famoso cresterío de los claveles, llegamos a una zona muy técnica, pregunto para confirmar, si estos es el famoso cresterío de los claveles, me lo confirman. Son bloques grandísimos de piedra que hay que saltar de uno a otro con sumo cuidado ya que una caída aquí puede significar el abandono inmediato como poco. Me parece precioso, voy disfrutando muchísimo, me veo fresco (km 70 aprox), es una parte muy muy técnica donde la precaución y la concentración tiene que estar a 100%. Hay gente animando y por lo que dicen (se lo dirán a todos ;-) me ven muy fresco.

Llegamos a cima, Peñalara, km 71 con 9 horas 25 min y vuelta por donde hemos subido. Si subiendo hay que ser precavido, ni que decir bajando.

Aita, Maribel, Vicen, ama,
Iñigo, Angel, Eneritz y Aizaro
Me cruzo con Imanol bastante rezagado, no va bien del estomago, más tarde me encuentro a Silvia, la animo y tiro para abajo pensando en llegar a La Granja donde estará ya toda la hinchada al 100%.


Después de poco más de una hora de bajada, cuidando la alimentación, la hidratación y los cuadriceps, llego a La Granja con muy buenas sensaciones. Allí estan todos: Eneritz, mis aitas, Maribel, los incombustibles Angel e Iñigo y se han unido Aizaro y Vicen (se ha retirado, el calor le ha matado).

Mientras un voluntario me mira la herida de la pierna y me dice si quiero que me la curen en la Cruz Roja, voy comiendo, bebiendo y hablando con la hinchada. Jordi (HG sport) les avisa a los míos que tengan cuidado que solo me puede ayudar uno.

Avituallam. La Granja
Después de ánimos, hidratación y alimentación me levanto de la silla para retomar la carrera mientras por cuarta vez, sí, por cuarta vez el mismo voluntario me pregunta a ver si quiero que me limpien la herida de la rodilla, que tiene mala pinta. Harto de su insistencia y fruto de la tensión de la carrera, del cumulo de gente hablándome a la vez, me sale desde dentro un "que no, coño!!!". Desde aquí (aunque no me leerá) pido disculpas a ese voluntario que con toda su buena intención su único propósito era ayudar pero cuando tres veces te han dicho que no...
Las formas por mi parte quizás no fueran lo más correctas pero a pesar de que la herida tenia muy mala pinta, no me dolía, no me escocía y no me molestaba, por lo que prefería que siguiera así que no perder el tiempo en limpiarmela y que igual me empezara a sangrar de nuevo o a escocer...


Estamos en el km 80, salgo con la mente pensando que solo quedan 35 km, otro monte y todo cuesta abajo. Nos adentramos en una zona muy bonita, estamos remontando un río entre un bosque con muchos merenderos y zonas recreativas, las sensaciones son buenas, la pendiente es de esta que corriendo te cuesta y andando te parece que vas despacio. Yo me fuerzo a correr, sé que tengo a algún corredor cerca y tengo que empezar a apretar. Alcanzo a un corredor que va andando, lo cual me motiva, le paso al trote para que ni se plantee chupar rueda. En este tramo se que los míos pueden verme unas cuantas veces. Dicho y hecho. A lo lejos me gritan, le pregunto a mi aita a ver cuanto me saca el siguiente, titubea un poco y me dice que tres minuto, le grito diciendo que no me mienta, me lo confirma de manera rotunda, sigo la carrera con los ánimos de todos ellos que me dicen que los de adelante van muy cascados y que yo voy más fresco.

El calor es sofocador, el constate ascenso por un río, cascadas y agua hace que por momentos se me pase por la cabeza tirarme de cabeza.

Adelanto corriendo a otro corredor que va andando, el cual me pregunta si viene alguien por detrás, al cual le contesto que no, que vienen lejos. Joder, si le digo que nos siguen unos 400 tios, igual deja de andar y se pone a correr.

A decir verdad, no sé en que puesto voy, el seguimiento online de la carrera esta inactivo, los míos me indican que aproximadamente iré el 18 pero no saben exactamente y preguntar en los avituallamientos o en los controles es una lotería. Como ejemplo, el de una voluntaria que le pregunto a ver hace cuanto tiempo que había pasado el anterior corredor, titubea un poco y me dijo, buff, unos 20 minutos. Bueno, pues 5-10 minutos después, le adelanté. Moraleja: no hagas nunca caso de la buena voluntad de los voluntarios.

Por fin empieza de nuevo el monte, tiramos de palos y la pendiente se pronuncia, en el km 100 tengo entendido que es el siguiente avituallamiento, Navacerrada, allí estarán estos, a los que sicologicamente les necesito y de ahí a meta es todo para abajo.

Llegamos al 100, empiezo a notar el cansancio, pregunto a un voluntario por el siguiente avituallamiento y me dice que faltan 5 km:

-Queeeeeeeee?, 5 km?????????, no jodas. Me sale de dentro
- Si, en el 105, Puerto de Navacerrada, me lo dice muy convencido.
- Seguro? le pregunto con esperanzas de que dude.
- Si, si, todo ascenso como esto, 5 km.

Bua!!!, menudo bajon, voy seco, tiro de gel y tiro de palos, los km no pasan, sueño con que ese voluntario se equivoque, pero no. De lo malo malo nadie me alcanza.

Puerto Navacerrada
Puerto Navacerrada
Por fin a los lejos parece que salimos del bosque y se abre una pista que nos llevara al Puerto de Navacarrera, km 105. A lo lejos les veo a Vicen y Aizaro sentados debajo de una sombra, los cuales me animan, se acercan y me acompañan hasta el avituallamiento, mientras me van animando mi aita, ama, Eneritz y demás hinchada. Llego al avituallamiento, 14 horas de carrera, me dicen que ahí mismo esta Dani Agirre de la selección catalana, que esta cascado. Joder, su nombre me suena porque es el que ganó Euskal Herria Mendi Erronka por delante de Javi Dominguez y ha debido ir los primeros km de carrera en cabeza. Miro todo lo que hay en el avituallamiento pero solo me apetece algo fresco, no hay melón, miro la sandia y cojo un cacho obligado por las circunstancias. Me hecho agua por la cabeza, Eneritz me anima, me dicen que solo me quedan 12 para abajo y que la gente va muy cascada. Como, bebo, intento comer más pero no me entra nada ya. Salgo del avituallamiento animado por los míos, le veo a Dani como va andando acompañado por uno de la selección catalana, intento pasarle trotando para dar imagen de fortaleza y que no intente seguirme el paso. En estos momentos de carrera yo creo que voy el 13 (aunque iba el 14) y me hago ilusiones con alcanzar algún otro corredor cascado por los km y el calor, un top 10 sería un sueño.


Después de un breve ascenso, empieza el descenso por un sendero entretenido, no pasan muchos minutos y Dani me pasa bajando, parece que ha recuperado, baja bastante fresco, ni le intento seguir, yo tampoco voy sobrado.

A estas alturas de carrera, estamos entremezclados los de la carrera de 115 y la de 65 así que hasta que no se acerca un corredor y le ves el color del dorsal no sabes si es de los tuyos o de los de la corta.

Los km pasan, alcanzo a algún que otro corredor de los de la de 65 y otros hacen lo mismo conmigo, dejamos los senderitos amenos y entretenidos para transitar por una pista aburrida, monotona y dura. Ya no me quedaran ni 3 km, cuando veo que por detrás para mi sorpresa me alcanza uno de la de 115, joder va como un obus, me alcanza y cuando me sobrepasa le digo:

- Todo tuyo, insinuando que no le voy a oponer resistencia, que no estoy para muchos trotes a estas alturas de carrera, que de lo único que tengo ganas es de llegar a meta.

El susodicho, ni me dice nada, ni gira la cabeza, ni me mira.

Pues vale tío, me ganaras corriendo pero a simpático no me ganas. No me jodas, que menos que un gesto, una palabra, incluso una mirada que muchas veces como dice el dicho, vale más que mil palabras.


Con un sol que aplatana, con un calor que asfixia pero contento con la estrategia de carrera, con la progresión, aunque no tanto con el resultado y con el perfil de la carrera me acerco al pueblo contento y orgulloso de poder surcar la meta con la urdina, con la camiseta defendida por tantos fueras de serie, con los colores que tanto he soñado en vestir... 
Entro en Navacerrada, como en las grandes ocasiones, y esta más que nunca lo es, la txapela tiene que ser compañera de viaje en estos últimos metros, mi ama me espera con ella, cediendola, no se si de los nervios o de un gesto típico momento antes de ponermela. Me la pongo, últimos metros, alfombra azul, Depa me ve a los lejos, el speaker vallesoletano me anima, sus palabras, sus gritos, sus piropos hacen que la ilusión, alegría y emoción que desbordo se multiplique, y por fin, 115 km de carrera, 5.500 m+ oficiales, 4.800 m+ en mi reloj, 15 horas 13 min en 16ª posición. 


Intercambio de cubre-cabezas
Meta
Entrevista con Depa, intercambio de cubre-cabezas, fotos, control de material, felicitaciones...
Aun no estando completamente satisfecho con el puesto, estoy contento con la experiencia, la aventura y las anécdotas vividas en este Gran Trail de Peñalara, tanto con mis compañeros de selección (Imanol, Silvia y Jone) como con la incansable hinchada que me acompaña allá donde corra. Mila esker bihotz, bihotzetik.


27ª Imanol Aleson: 16:12 (no fue su día, sin lugar a dudas)
2ª Silvia Trigueros: 15:51
5ª Jone Urkizu: 17:18

Seguidores desconocidos ;-)

Recuperación post-carrera: Imanol, Jone, Silvia y yo.

viernes, 26 de junio de 2015

martes, 16 de junio de 2015

Un paso atrás para coger carrerilla

Como algunos sabéis hace poco menos de mes y medio, en la Apuko Long Trail acabe en pensión completa durante tres días en el hospital ;-)

Tuve que estar 20 días parado, sin hacer nada de ejercicio para que todos los parámetros vuelvan a la normalidad.

Pues bueno, esto no ha sido más que un paso atrás para coger carrerilla, en primer lugar, lo sucedido en Zaramillo me ha servido para analizar lo sucedido, aprender de los error cometidos y ser consciente de que a veces hay que saber decir basta, no quiero llevar a la practica la frase comercial de "where is the limit".

En segundo lugar, os podéis imaginar las primeras horas-días después de lo sucedido, las frases y pensamientos que rondaban mi cabeza eran del estilo:

"se me jodio el sueño de ir al Campeonato de España con la Euskal Selekzioa"
"se me jodio el sueño de acabar una carrera de 100 millas"
"no voy a correr más ultras"
...


Como si el destino quisiera que estas frases empiecen a desaparecer de mi cabeza, cuando estaba de vuelta a casa una vez dada el alta hospitalaria, recibo una llamada de Rodri, propietario de Ortu Kirolak, una tienda de Amurrio que en estos últimos años ha apostado por este deporte y me comenta que si me interesaría formar parte del equipo "Team Sport HG". Sin todavía tener claro si mi futuro deportivo iba a seguir por carreras ultras, cortas, maratones o por simplemente disfrutar corriendo por el monte, no puedo dejar pasar esta gran oportunidad y le confirmo que me hace mucha ilusión pero que no tengo claro cual va a ser mi futuro. Pocos días después, se hace oficial, formo parte de la gran familia de ropa textil catalana que es Team Sport HG.


Eskerrik asko Rodri y Jordi, espero no defraudaros.

Por último, después de muchas vuelta, mis objetivos anuales siguen en pie, obviamente Euskalraid 130 km se me jodio pero en 10 días correré el Campeonato de España con la Euskal Selekzioa y 15 días después de esta la Ehunmilak.


Como preparación para estas dos carreras este fin de semana he corrido la primera edición de la Maratón de Montaña de Tolosa T3T (42 km - 2800 m+), con muy buen resultado (12º - 4 h 45 min), a pesar de que mis entrenos no has sido enfocados hacia esta distancia, 42 km sino 110 - 167 km, las sensaciones en carrera han sido positivas, recuperado y con una pelea constante en carrera con un histórico de este mundo como es Asier Urdanpilleta, que finalmente se ha llevado él el gato al agua. El que tiene, retiene ;-), ha estado genial, un buen entreno en una carrera que puede apuntar alto, muy muy muy bonito recorrido, muy, muy, muy buena organización aunque un pelin cara, todo hay que decirlo. Como suele ser habitual Goierri no falla.


Ahora, el fin de semana que viene correré en casa la Amurrio Trail Lasterketa (30 km - 1500 m+) puntuable para la Copa Euskal Herria y el fin de semana siguiente... la fiesta, el día, el sueño: correr con la urdina ;-)



lunes, 11 de mayo de 2015

Apuko Long Trail 65 km 4.500 m+ (02-05-2015)

Ultimo test antes del primer objetivo de la temporada, Euskalraid 130 km.

Javi, me lo ha dejado claro, Apuko Long Trail es un "entrenamiento", no voy a llegar al 100%. No porque no esté en forma sino porque no estaré descansado, ya que hace justo una semana acabé la acumulación de volumen en la que en 4 días hice 160 km y 8.000 m+, así que con esta carrera perseguimos rematar la preparación para Euskalraid con un muy buen entreno de calidad.

A las 9 de la mañana se da la salida de esta carrera de 65 km con 4.500 m+ (proporción de casi 70 m por km, BRUTAL).

Primeros metros muy lentos por lo que tiro un poco del pelotón para ver quienes son los que tomamos la cabeza, mi mayor rival creo que será Iokin Garai y no fallo.

Se crea un cuarteto de cabeza formado por Mikel Etxeberria, Iokin Garai, otro corredor que no conozco y yo. Los primeros km me cuesta encontrarme a gusto, las pulsaciones las tengo altas y la humedad hace que el sudor gotee por la nariz desde inicio de carrera.

Hacemos cima del mítico Eretza y tiramos para abajo todavía observándonos los unos a los otros. 

Foto: Ángel Ugarte
Iokin coge la delantera y nos deja claro que si queremos ganarle tendrá que ser subiendo, nos saca unos metros, los justos como para perderle de vista por momentos en este descenso boscoso.

Mikel se ha quedado descolgado y el otro corredor me sigue de cerca, cuando de repente llegamos a la carretera, miro para la derecha y no le veo a Iokin, no veo marcas:

"Mierda nos hemos pasado" le comento al otro corredor. 

Damos media vuelta empezamos a subir y vemos como el resto de corredores también se han colado. Hacemos grupeta de unos 8 y nos percatamos como una valla que no debiera de estar abierta, lo estaba (unos 3 min perdidos).

Llegamos a Sodupe, km 11, 1 h 4 min, Toti y Angel me informan de que Iokin me saca 4 minutos. En el avituallamiento esta mi hermano Iñigo:

Foto: Ángel Ugarte
"Iokin se ha puesto compeed, tiene ampollas, ha salido hace 2 min 11 sg" me informa mientras relleno agua y justo justo de pasada cojo unos cacahuetes y membrillo.

A decir verdad no me pongo nervioso, yo sigo mi ritmo, 2 min no son nada en una carrera de 8 horas y pico así que sigo a lo mío.

De ahí tiramos para arriba, a media subida hay otro avituallamiento donde mi hermano me vuelve a confirmar las ampollas de Iokin y que esta a poco. 

En pocos km le alcanzo a ver, me motivo y poco a poco le voy recortando hasta alcanzarle, desde Sodupe ya estamos entremezclados con los de la ultra de 90 km y a veces se crea incertidumbre pero Iokin cada vez esta más cerca. Le alcanzo y me comenta que ha estrenado calcetines y sus consecuencias en un día de calor como hoy son una elegantes ampollas que más tarde le hacen retirarse. Una pena, animo Iokin te espera una bonita temporada.

Foto: Ángel Ugarte
Emocionado por encabezar la carrera, tiro para adelante, corono cima y una pequeña bajada. No se si fruto de un despiste al querer tomar un gel o si algo ya innato en mí, que ya me harta y me llega a  avergonzar, vuelvo a darme cuenta que no hay marcas, tiro para arriba de nuevo hasta recuperar el camino. La costumbre hace que ni me ponga nervioso, adelanto de nuevo a un corredor de la ultra que le pregunto por el primero de la de 65, me dice que esta a poco, aprieto y ahí esta Josu (joven, 20 años y bravo corredor, habrá que seguirle que este promete).

"Soy un desastre" le digo a Josu cuando le alcanzo.
"Que se siente al haber ido primero sin saberlo?" le pregunto de cachondeo

Josu se sorprende e intercambiamos una palabras durante unos minutos, nos animamos mutuamente y continua la carrera.

Llegamos a Zalla, km 34 de carrera, 3 h 55 min, ya ha llegado Eneritz y Maribel y ademas veo a unos cuantos corredores del equipo de Amurrio Trail. 4 palabras, relleno agua y poco más. No quiero parar mucho, quiero marcar diferencia con Josu y no quiero que me vea, le sacaré unos minutillos y la ausencia de referencia visual es importante.

Procuro comer y beber de seguido, hace mucha humedad y a mi no me suele afectar mucho en el sentido de que no la sufro, ni la humedad ni el calor pero si me influye ya que me suelo deshidratar, así que me centro en beber. 

Foto: Ángel Ugarte
Poco a poco voy cogiendo más corredores de la ultra, acabo de alcanzar al que va en 5º lugar, esto me motiva y me hace apretar más para intentar dar caza a más corredores de la ultra.

Los km van pasando y a decir verdad las sensaciones son buenas, cuando de repente miro para atrás y me parece ver a Josu a lo lejos de rojo "mierda, pienso para mis adentros, si lo tengo ahí mismo", joder con los putos jóvenes, no entienden que ellos tienen chispa y se les daría mejor las carreras más cortas? ;-)

Llego a Güeñes, km 46, 5 h 24 de carrera:

"Joder, lo tengo ahí" le digo a Eneritz mientras repongo. Poco más hablo ya que estoy obsesionado y no quiero parar.

Mi hermano me espera más adelante:

"No me lo quito de encima, no me entra en la cabeza, joder estoy apretando y este cabron no se despega" le digo.
"Donde esta?" me pregunta.
"Joder, mirale, viene ahí" le contesto mientas miro para atrás señalando a un corredor de rojo.

Me deja marchar y al de unos metros:

"No es él" me grita.
"Seguro?" le pregunto.
"Si, es de la maraton" me aclara.
"Hazme perdida cuando pase por aquí" le pido.

Foto: Amaia Larruzea
Bua, que respiro, me tranquilizo, como, bebo y me relajo un poco. Pasan los minutos y oigo la llamada perdida, miro el reloj y más de 7 minutos uff !!!, tranquilidad.

Después de unos minutos de relax, me motivo mirando para adelante y pensando en dar a caza a los de la ultra.

Los kilometros pasan, la humedad aprieta y la camiseta humeda es una constante. A estas alturas de carrera es cuando te tienes que obligar a comer y beber porque las horas, el esfuerzo, el calor, la humedad y  la continua ingesta de geles, barritas... hacen que se te cierre el estomago.

Sigo adelantando a corredores de la maratón pero este ascenso se me esta haciendo eterno y noto como mi ritmo de carrera ha disminuido, no voy cómodo, me cuesta subir, adelanto a corredores de la maratón pero muy lentamente incluso paso a Pedro Etxeberria que va 4º de la Ultra, las sensaciones no son buenas, he bajado mucho el pistón, estoy deseoso de hacer cima para ver si en el descenso recupero. Cuando parece que se acaba el ascenso todavia queda más, me encuentro con Imanol (Amurrio Trail) y Samu (ultrero muy ultra) me animan, les digo que creo que el segundo viene ahí detras, Samu no me deja que mire para atras, me anima y hace que incremente la velocidad en el inicio del descenso.

Mi situación no es nada positiva, mi ritmo es lento, muscularmente no tengo ningún problema pero estoy con falta de chispa, bajando me dejo caer pero lo único que me alivia es que por más que mire para atrás en tramos en los que tengo visibilidad no percibo rastro de Josu. Me da la sensación de que a mi no ha sido al único que ha venido a darle el del mazo ya que no veo normal que no me alcance.

Km 59 empezamos el ascenso, 7 horas y media de carrera, me ayudo de los palos pero las fuerzas flojean, mi ritmo es ridículo, sé que no me queda mucho hasta donde estarán por última vez los míos pero se me esta haciendo eterno, me parece increíble que me este costando tanto llegar a la última y mítica pala del Apuko. Cada curva que doy creo que ya no quedan más, cada vez que levanto la cabeza es con la esperanza de salir de este bosque húmedo que se esta convirtiendo en un infierno.

Foto: Ángel Ugarte

Por fin, creo ver a mi hermano sentado entre la vegetación viendo como asciende lentamente los corredores de la maratón a los cuales soy incapaz de alcanzar. Me paro, le levanto los brazos, no quiero ni gritar para no gastar fuerzas. Me ve, le hago aspavientos para que baje. Baja como un tiro:

"Venga que vas primero, Txapel" me anima. 
"Iñigo, no es cuestión de primero, es que no tengo fuerza, igual no llego a meta" le comento.
"Ademas tienen que estar ya ahí" le informo ya que me ha parecido oír una voces. 

Me obliga a beber y a comer un gel, me quedan 4 km, me hace preguntas, pero yo no le contesto, solo le digo:

Foto: Ángel Ugarte
"No sé que me pasa, esto no me había pasado nunca, no tengo fuerza" con apenas fuerzas ni para hablar es lo único que le digo.

Justo antes de empezar la ultima pala de Apuko me pasa Josu y le digo:
"Animo Josu, todo tuyo"
"Todo mío no, me va a ganar Garde" señalando a otro corredor que va a su lado y que ni me había dado cuenta si era de nuestra carrera o de otra ya que no se le veía el dorsal.

Llego a la altura de Angel, avanzo un poco y me paro, me siento, me hecho las manos a cabeza buscando explicación. Me mira Josu y me grita "venga Gaizka, ostia, levanta" mientras continua el ascenso a la par de Garde disputando la primera plaza.


Foto: Ángel Ugarte
Pasan unos segundo y me levanto y comienzo a andar sin pensar en el puesto solo pensando en acabar. Miro para arriba y hay un corredor de la maratón sentado en mitad de la cuesta con calambres, cansancio o un sin fin de males que me dice:

"Entre los dos no hacemos uno" desde el suelo ironiza.
"Pues como tu no hagas 3/4, porque yo no hago más de 1/4" le contesto en la misma linea.

Yo me veo a mi mismo como un ochomilista que esta ascendiendo a
cima con pasos pequeños y lentos, pero es lo que doy de si. A mitad de cuesta me vuelvo a sentar, el ritual
Foto: Ángel Ugarte
es el mismo pero no consigo ningún beneficio así que decido tirar hasta cima "al pasito" como dirían en Sudamérica.

Hago cima, arriba me animan:

"Venga Barañano que ya es todo bajada".
"Me da igual, lo voy a hacer todo andando" le aclaro por si acaso.

Dicho y hecho, por momento cuesta abajo intento correr pero tengo molestias en la cintura en la parte derecha, lo que más tarde me entero que creo que es el riñón. Paro a mear cuatro gotas mal echadas, el color de la orina no es de lo más habitual fruto de la deshidratación. Poco a poco van pasando estos 3 km y poco de descenso.

Añadir leyenda
Salgo del bosque, empiezan los aplausos, Depa (speaker y guru de este deporte) se percata de mi llegada, los ánimos hacen que inicie un leve trote, más por agradecimiento que por otra cosa. Mi mirada baja, mi rostro pálido, mi ritmo apagado hacen indicar que algo no marcha bien. El oír mi nombre, mi apellido, mi apodo hacen que levante la vista mirando a toda la gente que esta en lo alto de la barandilla pero mis ojos húmedos bajan la mirada para ocultar la emoción por los ánimos de la gente de Apuko, de la gente de Amurrio Trail, de los míos, de tod@s l@s presente. Llego a la altura de mi hermano que más preocupado que alegre estaba a punto de ir en mi búsqueda conocedor de mi situación, le veo a Eneritz, le abrazo, un beso, no sé ni lo que le digo. Nadie me mira apenado por haber perdido el primer y segundo puesto sino preocupado por mi situación. Últimos metros, leve saludo a Depa que oigo
como dice que cuando un corredor llega a meta andando es que lo ha dejado todo o algo así. Y por fin
Foto: Ángel Ugarte
meta, trecer lugar, 8 h 59 min.

No quería-podía hablar con nadie, simplemente quería recuperarme, estar tranquilo, sin hablar. Pero me costo, me costo mucho recuperar. Pido disculpas a tod@s aquell@s que vinisteis a donde mi para hablarme... y no os hice caso pero no me encontraba bien.

Por resumir y no entrar en detalles, decir que a pesar de mi aparente mal estado exterior debido a un esfuerzo extremo y a la deshidratación, por dentro la cosa debía de estar peor incluso. Finalmente acabe en el hospital, ingresando en la UCI ya que mis riñones habían sufrido el abuso del esfuerzo y la deshidratación en un día tan húmedo como el del sábado.

Mucho que pensar, mucho que aprender, mucho que reflexionar. 3 días después, el martes me dieron el
Foto: Ángel Ugarte
alta.
Podría decir que menuda putada que se me ha trastocado la temporada, que el reposo recomendado por los medicos me hace cambiar los objetivos... pero creo que tengo que dar gracias que fui al hospital y que me pillaron a tiempo ya que de lo contrario las consecuencias hubieses sido más graves.

Una vez más, eskerrik asko a la hinchada Iñigo, Angel, Eneritz, Maribel, Maite y los geme, a los de Amurrio Trail y como no a la gente de Apuko que hace que esta carrera sea posible. Por mi experiencia, por mis vivencias, por mis victorias y por vuestro cariño, para mi APUKO IS DIFFERENT !!!