jueves, 21 de octubre de 2010

Cavals de Vent

Fecha: 2/10/10

Distancia: 85 km

Desnivel acumulado: 12.180 m

Web: http://www.naturetrails.es/2010/

Después de Hiru handiak no quise esperar hasta el año que viene para poder aventurarme en otra carrera de ultra fondo. Una vez barajadas diferentes alternativas, me decidí por Cavals de Vent en el pirineo catalán, 85 km con un desnivel de 12.180 m(más dura que la Hiru Handiak por su desnivel). La decisión fue sencilla, ya que esta carrera lo cumple todo: buena organización (Salomon), un entorno difícilmente mejorable, el Parque Natural de Cadi-Moixero y el nivel de los participantes, ya que no conozco ninguna carrera que este año haya tenido más nivel: Kilian Jornet, Miguel Ángel Heras, Txus Romon, Iker Karrera, Zigor Iturrieta, Aguejas, Toti Bes, Andy Symond, Felipe Larrazabal….

El recorrido será circular por el parque Natural de Cadi-Moixero, por donde tendremos que pasar por los ocho refugios de este Parque.

El fin de semana se presentaba divertido, más aun con la compañía de la que iba a disfrutar tanto en el viaje como en mi estancia allí: Iñigo Esparza (uno de los navarros que conocí en el pirineo, en el Kilian quest y otros dos compañeros de equipo, Sergio y Alfredo,Gorka Ripodas causo baja por motivos laborales, una pena).

Después del entretenido viaje del viernes de cerca de 6 horas hasta Bagá (pueblo próximo a Berga) y la noche en dicho pueblo, nos presentamos en la salida el sábado con buenas expectativas meteorológicas. El propósito de la carrera es ir todos juntos, los tres txurregis (equipo de los navarros) y yo. En cuanto a mi forma física, el verano y el alargar la temporada hasta octubre, me crean numerosas dudas, ya que por un lado no he entrenado, ni mucho menos, todo lo que debiera y por otro lado, he variado un poco mi forma de entrenamiento introducción la bici en las tiradas largas.

Nos presentamos en la salida (un recinto cerrado) con 45 min de antelación (la salida es a las 10) obedeciendo las peticiones de la organización. Entre tanto, aprovechamos para saludar a conocidos y a comentar nuestras últimas hazañas.

3, 2, 1, salida!!!

Aconsejados por Gorka Ripodas nos colocamos en cuarta o quinta fila de salida ya que nos ha comentado que en menos de un km se produce un embudo.

No son muchos los metros que nos dejan de calentamiento, ya que en menos de un km, el recorrido se empina para arriba. Suelen decir que los vascos somos brutos pero en este caso creo que los catalanes nos ganan de calle. Nos han plantado en los primeros 13 km, 1800 m de desnivel positivo, una burrada vamos, es como subir 3 veces el desnivel del Txarlazo.

Nos juntamos los cuatro y nos lo tomamos con calma. Estas rampas pone a cada cual en su sitio y creo que nosotros hemos encontrado el nuestro. Continuamos en fila india el duro ascenso, viviendo en vivo y en directo la cabeza de carrera femenina a pocos metros de Nerea Martínez e Isa Eismendi.

Los 45 min encerrados en el recinto de salida han hecho que no pueda echar la ultima meadilla del miedo y las ganas de vaciar el depósito me desconcentran, a si que sin pensarlo dos veces, les comunico a mis tres acompañantes de mis necesidades y que en breve les cojo.

Me lo tomo con calma en cogerles, no sin poco sufrimiento ya que la pendiente es muy acentuada y no me siento del todo cómodo. Mi primer objetivo es el km 7,5 donde tenemos el primer avituallamiento en el refugio de Rebost.

Una vez en el refugio compruebo el tiempo de paso, 1 hora 7 min y constato que vamos dentro de lo programado pero me sorprende que vayamos a la par de Nerea Martínez, ya que nos estamos codeando con la elite mundial del ultra fondo femenino.

Como y bebo rápido, y continuo la carrera. Los txurregis alargan su estancia en el avituallamiento pero sé que en pocos metros me alcanzaran, ya que se les ve más sueltos que a mi. Justo antes del refugio, por fin hemos tenido un poco de cuesta abajo, en este terreno me encuentro más cómodo, quiero pensar que ya ha pasado todo y que el sufrimiento va a cesar.

Después del refugio continua el ascenso el cual no cesará hasta el próximo refugio en el km 13 donde estaremos a 2.500 m de altitud.

No sé qué me pasa pero no me encuentro nada cómodo, no sé si es la falta de entrenamiento o este comienzo de carrera tan agresivo, pero siento la piernas duras y voy muy justo.

Intento desconectar con el paisaje impresionante que nos brinda este Parque Natural, ya que no son muchas las oportunidades que se me brindan de correr por estos parajes.

Poco a poco continúa la ascensión hasta el km 13 en el Refugio Ni de l’Aliga, el cual estoy deseando que llegue para darle un poco de descanso a mis piernas y poder trotar más cómodo.

Los txurregis me han vuelto a sacar unos metros pero una vez en el refugio ocurre lo mismo que en el anterior, les cojo y tiro para adelante, pasando con 2 horas 17 min.

Pronto nos reagrupamos y continuamos trotando por terrenos más cómodos y divertidos que hacen que mi cabeza cambie de perspectiva. Este trote hace que podamos charlar mientras corremos lo que hace más entretenida la carrera, más aun con las risas de los comentarios “motivadores” de Sergio cuando nos encontramos con corredores que se han retirado.

Los gases, aires, pedos, flatulencias o ventosidades como quieras decirlo, son constantes e incomodos. Estos tienen que ser expulsados como sea, ya que retenerlos puede provocar causas peores. Muchos corredores tiene problemas cuando no pueden evacuarlos pero para mí eso no es problema, el problema aparece con los retortijones que me avisan de que como siga apurando, igual sale algo más que aire.

Las molestias continúan y la parada a plantar un pino es obligatoria.

Después de quitar peso continuo más ligero y mas cómodo.

El próximo refugio y avituallamiento es en el 28, al que llegaremos después de un prolongado descenso con 4 horas 13 min de carrera y mejores sensaciones.

Comunico a Alfredo, Iñigo y Sergio mis malas sensaciones. Los ánimos de Iñigo son constantes pero su ritmo es más fuerte sobre todo cuesta arriba. Llaneando o cuesta abajo suelo recuperarme pero cuando pica para arriba siento los cuádriceps como piedras.

Hemos preguntado en el avituallamiento cómo va la carrera por delante y nos han comunicado que Kilian ha abandonado por una lesión en el abductor (hace 4 días acaba de batir en una hora y pico la ascensión al Kilimanjaro en 8 horas).

Por nuestra parte, prácticamente no perdemos posiciones en lo que llevamos de carrera, de hecho, el computo general es positivo, por lo que nos han comentado estaremos alrededor de puesto 40. La verdad que es algo que no me preocupa, iba más centrado en los tiempos de paso, los cuales no me cuadraban del todo con lo esperado.

Después de los tres grandes, cuando decidí correr esta carrera creía que podía acabarla en 12 horas,una vez pasado el verano me conformaba con 13 horas por mi baja forma y ahora creo que acabando en 14 horas seria más que suficiente .

Sigamos con la carrera, km 33, refugio de Cortals, poco menos de 5 horas, no me encuentro del todo mal, nos avituallamos y nos comunica una colaboradora que Kilian está ahí mismo comiendo. Nos acercamos, hablamos con él (nos reconoce del Kilian quest y de ayer que nos sacamos una foto) y nos comenta como el abductor le ha pedido descanso.

Esta pequeña charla nos sirve de conversación y entretenimiento a futuro.

En un tira y afloja continuamos el ascenso sin mejorar y haciendo la goma de seguido con respecto a los navarros que parece que van frescos. La cabeza no me perdona y empiezo a hacer análisis de todo lo que me pasa. Por una parte, soy consciente que no estoy en forma, por otro lado, no me he tomado en serio esta carrera, no he tenido el respeto que se merece a Cavals de Vent.

Las piernas las tengo como piedras, el desnivel es brutal y los metros que me distancias de los txurregis empiezan a aumentar. La temperatura no es mala pero tengo escalofríos, me pongo el cortavientos (seré el único de toda la carrera que lo llevo puesto), no voy bien, mi cabeza empieza a pensar en lo peor.

Muchos pensareis que le quiero dar emoción a la carrera pero nada de eso, la situación no es nada buena, de hecho ya se me ha pasado por la cabeza más de una vez el retirarme. Por un lado pienso que tengo que seguir, que puedo ser un bajón y aunque sufra un rato luego mejorar pero por otro lado, analizo la situación y me doy cuenta de que no estoy preparado.

Continuaría si estuviera preparado pero creo que no lo estoy, llevo cerca de 7 horas de carrera, 40 y pocos km y estoy sin chispa, más aun cuando todavía estoy a mitad de carrera, en ningún momento me he encontrado con buenas sensaciones y no estoy disfrutando.

Por lo tanto, en el próximo refugio (km 44) me retiro.

No es fácil tomar esta decisión pero creo que es la acertada y no lo hago ni enfadado, ni rabiado ni decepcionado. Me retiro contento, he aprendido mucho de esta experiencia y de la compañía con la que he estado. Cavals de Vent me ha pegado una toñeja entre oreja y oreja y bien merecida.

Km 44. Aquí teníamos la bolsa para cambiarnos el calzado, ropa…, me junto con los txurregis y les comunico mi decisión. Iñigo me intenta animar, le comento que es lo mejor y me traslada su malestar por no poder entrar los cuatro en meta. La verdad que sí, me hubiese gustado entrar en meta con los tres txurregis.

Una vez, entregado el dorsal, haciendo oficial mi restirada, paso a disfrutar sentado de un caldo y un plato de pasta que disponíamos en el avituallamiento mientras veo pasar a los corredores aprovechando la ocasión para saludar y animar a algunos conocidos. Mientras esperaba a que se llene el 4x4 que nos bajara a meta, paso a dar parte a Eneritz y a mis aitas de mi retirada.

Después de charlar, mi sorpresa cuando le veo a Zigor Iturrieta. Al igual que en los tres grandes algo le ha provocado vómitos… llegando incluso a tenerle que inyectar glucosa,ya que se había quedado sin fuerzas ni para andar al vomitarlo todo.

Por mi parte, si miramos el lado positivo, me va a dar tiempo de llegar a Bagá y ver la llegada de los primeros corredores, para más fortuna, me encuentro con Zigor Iturrieta en meta y tengo una larga y amena charla con él.

Después de la espera llega en primer lugar Heras, segundo un escocés, Simonds, tercero Iker Karrera y cuarto Txus Romon. En séptima posición llego Felipe Larrazabal y los súper txurregis llegaron al de 13 horas y media en el puesto 30, ZORIONAK TXAPELDUNAK!!!

Ha sido una experiencia muy satisfactoria, he aprendido mucho, he conocido a gente y me lo he pasado bien. En el futuro esta carrera se merece volver en mejores condiciones aunque la fecha no se me acopla del todo bien.

Por último, para terminar la temporada, el próximo 24 de octubre correré en Orduña la subida al Txarlazo de 10 km. Mi objetivo, mejorar lo del año pasado, no puedo pedir mucho mas.

PD: Perdonad por el retraso y el poco entusiasmo pero como es lógico la motivación para escribir no es la misma que en pasadas carreras.

5 comentarios:

mikeldi dijo...

aupa gaizka,
antes de leer la cronica ya sabia que te habias retirado porque desde que vi la lista de inscritos y te vi apuntado esperaba y deseaba que acabases delante(despues de seguirte en hiru handiak, digo seguir el blog porque ultras todavia no he hecho y corriendo no te seguiria, soy de los de la mitad), no sabia como te encontrabas de forma pero sin saber nada confiaba en ti porque leo ansioso tu blog y me pareces un makina. Siempre no se pude estar a tope, otra vez sera.
Algun dia coincidiremos(este domingo podia haber sido pero voy a la subida al pico la cruz, o igual hacemos la cavalls juntos dentro de unos años, jejeje quien sabe.
un saludo

Gaizka dijo...

Joder, se me ponen los pelos de punta Mikeldi, no se que decir, bueno, si, eskerrik asko y a ver si nos conocemos.

Aki Music dijo...

Animo con la siguiente. Este finde te vamos a ver a Orduña. Leyre dice que también va a correr como osaba Gaizak :-P

Gaizka dijo...

Ok, nos vemos el domingo que ya eres caro de ver. La pena que dicen que va a llover. Digo la pena, por vosotros los espectadores, por mi mejor que cuesta abajo la gente si esta mojado se acojona, ji, ji, ji...

Dédalus dijo...

Llego un poco tarde, pero no como para ver que sigues siendo un tipo positivo, con ganas de aprender (aunque tu motivación para escribir, confieses que no es la misma), y también pelín demorado para desearte una estupenda subida al Txarlazo... ¡mañana mismo!
Ánimo, Txapel... y que mejores el puesto del año pasado. Y si no es así no pasa nada.